En primera fila
Por Luis A. CABAÑAS BASULTO*

Chetumal, Q. Roo, jueves 22 de junio de 2017.- Entre las alrededor de 45 personas, entre familiares, amigos, notarios, empresarios y ex funcionarios investigadas por sus vínculos con el ex gobernador de Quintana Roo preso en panamá, Roberto Borge, también figura el hijo de una ex gobernadora de Yucatán y un ex funcionario tabasqueño, entre todos los cuales habrían desfalcado a la entidad más de 25 mil millones de pesos.

Además de los nombres de la ex gobernadora priísta del vecino Estado, Ivonne Ortega Pacheco, y del hijo del senador yucateco Emilio Gamboa Patrón, como publicamos la semana anterior, no sólo figuran familiares de Borge, sino también del ex gobernador priísta Félix González, aunque la lista de incondicionales implicados es enorme… y va en ascenso.

Así, figuran nombres “comunes” como los del cuestionado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Fidel Villanueva Rivero; del juez Primero Civil de Playa del Carmen, Gustavo Chan Caamal; del ex director del Registro Público de la Propiedad, Carlos Lima Carbajal, y de la ex actuaria María Elena Anaya Reyes, todos ligados a una red de Borge para despojar patrimonios, entre otros con el desahucio de 44 hoteles y 19 predios en Tulum, y departamentos en Cancún.

Además de legitimar el despojo a través de la Notaría Pública 33 de Mérida, Yucatán, a cargo de Hernán Zetina Albertos, este jueves se puso de manifiesto otra serie de irregularidades que, al menos de entrada, parece constituir el delito de operaciones con recursos de actividades ilícitas.

Las barbaridades parecen no tener fin, como tampoco los aparentes prestanombres, entre ellos Martín Cobos Villalobos, ex titular de la Comisión para la Juventud y el Deporte, en cuya periodo se embargó al organismo por una deuda millonaria de 72 millones 600 mil pesos con proveedores, créditos a corto plazo y falta de apoyo a deportistas.

Por si fuera poco, también aparecen el ex secretario y ex subsecretarios de Infraestructura y Transporte (Sintra); Fernando Escamilla Carrillo y Ariel Federico Meeser, y Andrés Canul, respectivamente, éstos ante el millonario gasto en la construcción del Auditorio del Bienestar que, a más de un año de concluido, no se utiliza aún por fallas estructurales.

El más reciente escándalo del “gobierno” borgista es el hotel The Westin, de Cozumel, que implicó una sospechosa inversión de más de 109 millones de pesos y del que, en su momento, el ex gobernador colocó la primera piedra, todo hace suponer, a sabiendas de la serie de irregularidades.

En efecto, acompañado del entonces presidente de la XIV Legislatura del Congreso, José Luis “Chanito” Toledo; el ex alcalde Fredy Marrufo Martín, y la hoy cuestionada alcaldesa de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, entonces secretaria Estatal de Turismo, Borge inició los trabajos en julio de 2014, cuando anunció 200 empleos directos para construir el hotel en un predio de casi 8 mil metros.

Conforme amplio reportaje de la periodista Vanessa Job y difundido por Milenio, se trata de un hotel de lujo con complicado entramado para tratar de ocultar huellas de prestanombres, que semanas antes del arresto de Borge seguían sus operaciones para tratar de ocultar huellas.

El más nuevo y moderno de Cozumel, el Westin cuenta con 15 pisos y 156 habitaciones de lujo, muchos con vista al mar y terrazas privadas, con 3 albercas, 3 restaurantes y 5 bares, muelle privado y gimnasio, que anunciaría Borge, con una inversión de 30 millones de dólares.

La red de corrupción involucraría a funcionarios, empresarios y empleados de Borge, uno de ellos su operador financiero, el tabasqueño Edgar Manuel Méndez Montoya, de 35 años de edad, relacionado con la compra de seis predios por los que habría pagado 11.5 millones de pesos, cuando su valor real era de 189.7 millones, una diferencia de casi 189 millones.

Los socios del hotel aportaron casi 108 millones de pesos para constituir la sociedad Isla Cabañas que, según escritura pública de diciembre de 2011, tendría como representantes a Juan González Angulo -tío de Félix González- y Méndez Montoya, quienes habrían pagado 109.1 millones por el terreno donde se construyó, aunque desde diciembre del 2016 la organización “Somos tus Ojos”, de Fabiola Cortés, había denunciado “lavado” de dinero ante la PGR.

Para ese efecto, el 6 de diciembre de 2011 se constituyó Isla Cabañas, cuyo consejo de administración encabezaban como presidente y secretario Juan y Raúl Omar González Angulo, respectivamente; Méndez Montoya (vicepresidente); el hijo de la ex gobernadora de Yucatán, Dulce María Sauri Riancho de Sierra (1991-93), Luis Alberto Sierra Sauri (tesorero), y el empresario Roberto Marroquín Sámano y el ex oficial mayor del gobierno de Tabasco, Germán Garduza Linares (vocales)

(Representante legal de la cuestionada Inmobiliaria “Punta Tormentos” de Cozumel. Raúl Omar González también es tío de Roberto Borge y padre del ex delegado de la Sedatu en Quintana Roo, Raúl González Castilla)

Durante el gobierno anterior, junto con el titular del Registro Agrario Nacional, Rodolfo Vallín Lugo, González Castilla, a quien Freddy Marrufo Martín sucedió en la Sedatu, también validó la cesión “en usufructo y libre de fianza” de un terreno de 50 hectáreas del ejido de Cozumel a Borge; otro de 130 hectáreas a Villanueva Rivero; y uno más de 50 hectáreas para el ex Auditor Superior del Estado, Javier Zetina González

En el caso del Hotel, conforme a datos aportados al SAT por Méndez Montoya y Juan González Angulo, ninguno de ellos reporta ingresos suficientes como para la construcción de un hotel con las características del Westin.

(Como se sabe, con un costo de cerca de 10 millones de dólares -unos 200 millones de pesos-, dos naves de “Barcos Caribe” totalmente de aluminio, están listos en los esteros de la empresa australiana “Aluminium Marine”, pero no los había podido traer Borge porque en dos años de funcionamiento, ésta no puede justificar su compra, publicó en marzo periódico Quintana Roo Hoy.

(Así, en caso de que “Impulsora Marítima de Quintana Roo y el Caribe” deseara traer los barcos, tendría que solicitar al Servicio de Administración Tributaria el permiso para su importación, pues las embarcaciones ya fueron probadas y aprobadas por la constructora, y aguardaban en Australia.

(La naviera Barcos Caribe se ligó a la administración de Borge, cuando presuntamente formó la empresa “Impulsora Marítima de Quintana Roo” con los permisos otorgados por la Comuna que presidía en 2015 Mauricio Góngora Escalante, y la puso a nombre de Franco González Patrón -otro tío de Félix González-, César Celso González Hermosillo y Melgarejo, y Lourdes Pinelo Nieto)

Ahora bien, la familia González Angulo ya había quebrado otros negocios hoteleros, como El Meliá, además de que Juan González no habría reportado ingresos fiscales del 2009 a la fecha, cuando tuvo ingresos por 200 mil pesos, además de carecer de actividad empresarial visible publica e identificable ni recibido herencia alguna que le pudieran aportar los 52 millones que habría aportado para constituir la sociedad Isla Cabañas.

Según Fabiola Cortés, Méndez Montoya no es desarrollador hotelero reconocido, pero tuvo la “virtud” de estudiar con Borge en el Tecnológico de Monterrey, lo que le habría valido para recibió una empresa que se creó tres meses después de tomar posesión Borge y múltiples contratos de obra.

En este sentido, la Fiscalía General del Estado lo investiga, y el 3 de enero último aseguró un Folio Electrónico relativo a predios de Mahahual, Cancún, Playa del Carmen y Cozumel, con documentación donde trasmite la propiedad de 5 bienes a la empresa también de su propiedad, Inmobiliaria Hermez, cuyo representante legal es casualmente Garduza Linares.

Conforme al reportaje de Milenio, el aseguramiento inicial de los terrenos de prestanombres de Borge está relacionado con la venta de terrenos que éste realizó a precios subvaluados a través del IPAE, mismo que también habría denunciado el 27 de febrero el empresario Carlos Antonio Mimenza, quien dijo pero el dinero para la construcción del Westin, según le mostraría Sierra Sauri, proviene de créditos bancarios.

Fieles al dicho en el sentido de que las ratas son las primeras en abandonar el barco cuando éste se hunde, semanas antes de librarse la orden de aprehensión contra Borge, el 10 de marzo, ante el Notario Alejandro Moreno, renunciaron a la sociedad Sierra Sauri, Juan y Raúl Omar González, Cruz Pérez Torres y Mauro González Méndez, liberándola de toda responsabilidad de índole contractual, civil, penal o de cualquier otra que pudiese corresponderle en relación con cualquier acto u omisión de los mismos realizados en relación con la misma.

La PGR indaga el caso, pero no ha asegurado los Folios de la sociedad para su revisión, tal como lo ha hecho con otras empresas presunta propiedad de prestanombres del ex gobernador, a lo que está obligado, según reclaman el Fiscal General de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech Cen, y la diputada del PAN Gabriela Angulo Sauri.

La historia del tema Borge aún empieza ¿Continuará con el capítulo “Tráfico de influencias”? Pronto lo veremos.

*Luis Ángel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 30 años, con más de 40 como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de varios medios de información, así como Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales. Ha publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com
leg_na2003@yahoo.com.mx
luancaba.qroo@gmail.com
http://facebook.com/luisangel.cabanas
luisangel.cabanas@facebook.com
@legna2003
http://luisangelqroo.blogspot.mx

Deja un comentario