Por: Jesús Amador

Chetumal.- Luego que Miriam Osnaya declinara a registrarse como precandidata a la presidencia municipal a OPB, se daba por descontado que el PRI obtendría la unidad a través de la planilla que encabeza María Hadad Castillo, pero no es así ya que varios grupos del tricolor están inconformes con el reparto de las regidurias.

Integrantes de la “vieja” y “nueva” guardia tricolor argumentan que gente como Martin Muñoz, Jesús Rodríguez, Luis Alamilla y hasta Alfredo Ramos Tescum tienen la calidad moral y respaldo de los sectores para ocupar un espacio en la planilla de la alianza PRI-PVEM-PANAL.

Pero consideran que gente como Erick Martínez (sobrino del ex gobernador Jesús Martínez Ross), Alondra Herrera (Secretaria general), Verónica Aguilando, entre otros, no tienen argumentos válidos para ocupar un lugar en la planilla.

Dijeron que entre los sectores y organizaciones adheridas al tricolor existe gente con más aceptación popular y trabajo partidista para ser tomados en cuenta.

-Es una lástima que la dirigencia no tome en cuenta a toda la estructura para armar un verdadero equipo competitivo, porque la oportunidad de recuperar la alcaldía capitalina es grande-, explicó un novel dirigente que conoce las entrañas del PRI.

Entonces el problema del PRI en OPB se encuentra al interior y si en los próximos meses no corrigen el camino estarían destinados a volver a perder como en el 2016.

Tiempo al tiempo…

DEJA UNA RESPUESTA

1 × 5 =