Por: Guillermo Miranda

Bacalar.- Debido a que hasta el momento ningún representante de los tres órdenes de gobierno de ha acercado a ellos para informar sobre cómo participarán en el proyecto, los ejidatarios de Bacalar quieren formar parte en la administración de lo que será la Zona Arqueológica más importante del sureste, Ichkabal, expresó su comisariado ejidal, Filiberto Buitrón Hernández, quien adelantó que no permitirán la apertura de citado centro arqueológico programada para el 20 de noviembre próximo.

En todo enfadado porque no ve intención positiva por parte de las autoridades, el entrevistado resaltó que ellos están con la intención de apoyar el proyecto turístico, pero siempre y cuando sean tomados en cuenta.

«Hemos propuesto arreglarnos, entrar en razón con el gobierno federal peo ya que no queremos ser solo espectadores del usufructo de Ichkabal. Hay más posibilidades de tener un buen arreglo, nosotros no queremos vender las tierras, sino formar parte de la administración también, para que el beneficio sea en realidad para los habitantes de Bacalar y no solo de los inversionistas”, resaltó.

Explicó que el gobierno del estado les ofreció un millón de pesos por hectárea, pero no lo recibirán porque los bacalarenses quieren ser socios de todos los proyectos contemplados en la región para progresar.

-Para proyectos como el de Ichkabal y del tren maya estamos dispuestos a entregarles las tierras, siempre y cuando participemos en los negocios. Estamos abiertos a las negociaciones, el objetivo es que bacalarenses progresen, que nuestro municipio logre la solvencia económica que requiere-, subrayó.

“En el caso de Ichkabal el INAH quiere que entreguemos las tierras a precios muy por debajo de su precio comercial y nos hagamos a un lado, ellos quieren quedarse con el negocio para vendérselo a la iniciativa privada, grandes empresas, lo cual no vamos a permitir”, afirmó.

Sin embargo, dijo que los ejidatarios tienen la esperanza de que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a través de su equipo de transición, entablar una buena comunicación mediante la cual el ejido sea tomado en cuenta como socio del proyecto.

«Insisto, no queremos vender nuestras tierras y luego solo nos contraten como empleados para ir hacer excavaciones o para servicios de limpieza con salarios mínimos»,citó.

Cabe señalar que en septiembre pasado la titular de la Secretaría de Turismo estatal, la colombiana Marisol Vanegas, señaló que solo faltaban algunos “detalles” para la apertura de Ichkabal, donde se construyeron unos paradores turísticos, pero la realidad es otra porque a menos de 40 días de que termine la administración de Enrique Peña Nieto, no hay arreglo aun con los ejidatarios en el precio por hectárea y en la participación en la administración de este gran negocio.

Deja un comentario