Por: Jesús González

Chetumal.- La inminente caída de Raymundo King de la Rosa de la dirigencia estatal del PRI genera el mejor escenario para que los grupos de poder que han operado tras bambalinas empiecen a mover sus piezas en torno a los comicios del 2018, prueba de ello son quienes buscan las dirigencias de agrupaciones del tricolor como son la CNOP y el Organismo Nacional de Mujeres Priistas (Onmpri).

Lo cierto es que para algunos la figura de Guadalupe Espadas Novelo no representa peso político luego de su paso en la Secretaría de Educación en el sexenio de Félix González Canto, pero no hay que olvidar que la candidatura a la presidencia municipal de Benito Juárez en el 2010 fue por las negociaciones que hizo el ahora gobernador, Carlos Joaquín González para cederle el paso a Roberto Borge por la gubernatura.

Aunque Guadalupe Espadas Novelo no ganó las elecciones y solamente una regiduría y según algunos «expertos» tuvo un paso gris, lo cierto es que mantuvo un bajo perfil como muchos joaquinistas quienes vieron el caso de Edith Mendoza Pino otrora alcaldesa de Tulum quien terminó en la cárcel el mejor ejemplo para no sacar la cabeza.

Ahora el escenario es diferente, porque ha quedado claro que el mandatario estatal busca tener control desde afuera de lo que era su partido y que mejor forma que incrustando a gente de su equipo en agrupaciones del PRI que ahora van tomando fuerza como lo es el Onmpri y donde Lupita Novelo puede dar la sorpresa ante los vacíos de poder que existe en esa agrupación desde hace varios años.

En contraparte, una borgista-felixsista de hueso colorado, Susana Hurtado Vallejo, se perfila para arrebatarle al poco agraciado regidor capitalino, Erick Paolo Martínez la dirigencia de estatal de la CNOP y con esto presionar para obtener espacios para el grupo que la ha respaldado y aunque sus resultados como diputada local dejaron mucho que desear en la XIV Legislatura, sus dotes de actriz le podrán servir para engañar incautos, o tal vez tendrá que dar nuevamente los calzones para obtener espacios.

Lo seguro es que la falta de liderazgo al interior del PRI será bien aprovechado por los grupos internos para obtener beneficio propio y no hacia su militancia que al final del día también son ciudadanos, habrá que esperar que sucede en las siguientes semanas cuando sesiones el Consejo Estatal del PRI y si lo publicado hace unas semanas en este portal resulta como lo esperado será el adiós de Raymundo King de la dirigencia del PRI y el inicio de la era de Control de CJ en el tricolor.

Deja un comentario