Por: Jesús Amador

Chetumal.- Tras concluir el tiempo para consumar alianzas, a partir de abril próximo los quintanarroenses tendremos que lidiar con un “batallón” de políticos que recorrerán las arterias de los once municipios en pos de alcanzar una de las quince curules que estarán en juego el próximo 2 de junio.

Una vez que PAN-PRD-PES concretaron la alianza “Orden y Desarrollo por Quintana Roo” y que Morena-PVE-PT hicieran lo propio con “Juntos Haremos Historia por Quintana Roo”, y que el PRI, Movimiento Ciudadano (MC), Movimiento Auténtico Social (MAS) y Confianza por Quintana Roo participarán de manera individual, se asegura que 90 candidatos (6 por cada uno de los quince distritos electorales), más los que logren su registro como independientes, busquen obtener una de las quince diputaciones en disputa.

Aun cuando no en todos los distritos se registraron candidatos independientes, se presume que en el venidero proceso electoral se rebasará el centenar de aspirantes tomando en cuenta que la alianza panista es parcial (sólo irán juntos en 9 de los 15 distritos), es decir, en 6 distritos los tres partidos presentarán sus respectivos candidatos.

Pero los comicios moverá a más de 300 políticos quintanarroenses, tomando en cuenta a los suplentes de las formulas uninominales, así como las respectivas listas de los candidatos a diputados plurinominales que entreguen los diez partidos políticos.

Para fortuna de los casi cien aspirantes uninominales (mayoría) es que hoy más que nunca en la historia de Quintana Roo tendrán la oportunidad de alcanzar una curul en la décima-sexta legislatura, debido a que hasta los cinco mejores perdedores de los quince distritos obtendrán un escaño.

Una vez concluido el proceso legal, ahora los partidos políticos se enfocarán en seleccionar o elegir a sus mejores candidatos y lo deberán hacer con la reserva que amerita el caso, principalmente quienes hoy ostentan el poder y los dos partidos políticos locales (MAS y Confianza por Quintana Roo) si es que pretenden conservar su registro.

Deja un comentario