Por: Jesús Amador

Chetumal.- Aún cuando los principales «operadores políticos» de la perredista Rocío González daban por descontado que con la incorporación del diputado Javier Padilla Balam y del presidente municipal de Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz, tenían asegurado el triunfo en el XIII distrito electoral el próximo 2 de junio, lo cierto es que con estas «monumentales figuras politicas» en lugar de sumar están restado votos como se aprecia en la últimas encuestas, donde la petista Ana Pamplona aumenta su ventaja.

No cabe duda que los ex discípulos de Elba Esther Gordillo, es decir, los profesores Padilla Balam y Zetina Aguiluz, supieron negociar su escaso capital politico con gente cercana al gobernador Carlos Joaquín, a tal grado que desde ahora el profesor Padilla se auto proclama como el candidato del PAN a la presidencia municipal de Bacalar en el 2021.

Pero quizá ese «pacto de caballeros» se rompa en la primera semana de junio (después de la elección) o cuando concluya la actual legislatura, porque tanto Padilla Balam como Zetina Aguiluz sólo fingen en apoyar la campaña proselitista de la candidata del PAN-PRD-PESQROO en el décimo tercer distrito electoral, Rocío González.

Hasta la fecha ninguno de los dos ha metido las manos para fortalecer la figura de la citada candidata, solo se dedican a mandar mensajes a través de Sandra Manrriquez y Juan Góngora, pero esas flamantes asesorías no surte el efecto necesario para fortalecer la campaña de Rocío, quien en tres semanas no sólo ha perdido los tres puntos de ventaja que tenía hacia la petista cuando empezó la contienda, sino que ahora deberá redoblar esfuerzos para alcanzar una desventaja de 7 puntos.

La debacle de la dupla Zetina Aguiluz-Padilla Balam comenzó a fraguarse desde la elección del año pasado cuando el Panal perdió su registro como partido político, pero en Bacalar se acrecentó en esta elección al incumplir con el compromiso de apoyar la candidatura del priista, Luis Ernesto Silveira, acción que ha provocado el disgusto de los regidores Manrrique Rodríguez, Claudia Balam, Aurora Franco, Belém Pantoja y Rodolfo Villegas, entre otros.

Ante este tipo de acciones se corre el riesgo que la operación «divide y vencerás» no cumpla el objetivo como lo planteó Filiberto Martínez a su jefe político.

Entonces, resulta obvio que la incursión de Alexander Zetina Aguiluz y Javier Ramón Padilla Balam en lugar de sumar están restando votos a Rocío González.

Quizá sería mejor que la citada candidata trabaje con sus «enemigos», al menos ya estaria consciente de que en el momento menos esperado recibirá la clásica puñalada trapera.

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario