Por: Guillermo Miranda

Chetumal.- La inseguridad se está asentando en Chetumal debido al crecimiento de delitos de alto impacto, como el asalto a mano armada, el secuestro, la extorción y los ajustes de cuentas derivados del narcotráfico, el cual poco a poco establece su plaza en la ciudad capital, al menos van 12 asaltos perpetuados a empresarios gasolineros sin un solo detenido.

Momentos de angustia vivió la señora Martha Handall quien es copropietaria de la gasolinera “Handall” luego de enterarse del secuestro y asalto a mano armada que sufrió su hijo hace unos días cuando retornaba a Chetumal para depositar en el banco más de 378 mil pesos producto de las ganancias del día.

El asalto se perpetuó en la Carretera Chetumal- Bacalar, cuando a bordo de su camioneta fue literalmente secuestrado a punta de pistola, golpeado y además de robarle el dinero en efectivo, también fue despojado de objetos personales como lentes, llavero, fotografías y hasta un crucifijo que tenía en la camioneta en la cual se transportaba.

El modos de operar de esta banda delincuencial que al menos ha perpetuado más de 11 asaltos en esta vía, dos han sido los más sonados, el intento de despojar a un empresario de Tulum de más de 2 millones de pesos que transportaba producto de la compra venta de un inmueble, en donde a bordo de dos automóviles les cerraron el paso y gracias a su pericia pudo librarla y el del Autobús de Oriente (ADO), el cual fue obligado a detenerse y asaltados todos los pasajeros.

La afligida madre, ante el robo de fotografías familiares y de documentos personales de su hijo que le fueron arrebatados en este asalto violento, exige a gritos a las autoridades que trabajen por la seguridad y la restablezcan el orden y la paz en el sur de la entidad, principalmente en los municipios de Bacalar y Othón P. Blanco, hasta hace algunos años de seguridad pública total.

En audio enviado a Quintana Roo Expres, Guadalupe Handall señala que su hijo fue golpeado con total saña, ya que los asaltantes querían más información y dinero, precisó que solo por alguna providencia no acabaron con la vida de su hijo, por lo que exige a la Fiscalía General del Estado una investigación y a Seguridad Pública Estatal alguna estrategia para abatir a esta banda de asaltantes violentos que opera en el sur de la entidad.

Precisamente las gasolineras de Chetumal han sido las más asaltadas en lo que va de 2018, siendo ya con la de este 5 de diciembre (la ubicada en av. Andrés Quintana Roo esquina con calle Camelias, a tan solo 700 metros de la Fiscalía General) a 12 establecimientos vulnerados por el hampa, algunos de ellos hasta dos veces en el último semestre, sin que a la fecha haya detenidos.

Deja un comentario