Por: Jesús Amador

Chetumal.- No cabe duda que la simulación y doble lenguaje persiste en el PRI-Quintana Roo y ahora sus contados militantes “pegarán el grito al cielo” cuando se enteren que la ex integrante de la décima-cuarta legislatura, Judith Rodríguez Villanueva, encabeza la lista de candidatos a diputados plurinominales.

Seguramente los “dinosaurios”, la “sangre joven” e incluso hasta los nuevos priistas cuestionarán la colocación de Judith Rodríguez como la titular de la primera fórmula en la lista del PRI a la diputación local.

Y tendrán razón en descalificar o estar en contra de posible designación, porque se presumía que ante los catastróficos resultados obtenidos en el 2016 y 2018, el “nuevo PRI” tomaría en cuenta a su escasa militancia para elegir a sus candidatos y otorgaría las plurinominales a
dirigentes de sus organizaciones adheridas que en verdad hacen trabajo proselitista.

Pero Judith Rodríguez carece de ello, su “extraordinaria” y meteórica carrera política la hizo bajo la sombra del Borgismo, porque el ex gobernador Roberto Borge a designó secretaria de finanzas del PRI estatal y en el 2013 la convirtió en diputada suplente de la XIV legislatura y asumió la titularidad de la misma cuando Cora Amalia Castilla Madrid solicitó licencia.

En septiembre del 2016 se reintegró a la dirigencia tricolor y meses después, de manera por demás amañada, se convirtió en presidenta del Organismo Nacional de Mujeres priísta (ONMPRI) y ante la salida de Alondra Herrera, paso a ocupar la secretaria general del CDE del PRI.

Entonces, como se puede apreciar, Judith Rodríguez Villanueva carece de un verdadero trabajo partidista que le permita acceder a enorme encomienda o distinción.

Qué dirá Manuel Díaz Carbajal al respecto? Será que el PRI en verdad quiera hacer bien las cosas o seguirá secuestrado por intereses personales?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario