Chetumal.- La recién aprobada Ley de Salud Mental reconoce los derechos de acceso oportuno, adecuado e incluyente a los servicios de salud mental; a recibir diagnóstico psicológico y psiquiátrico, a contar con un plan o programa integral de tratamiento; entre otros derechos, afirmó el diputado Edgar Humberto Gasca Arceo.

El presidente de la Comisión de Salud y Asistencia Social del Congreso del Estado, agregó que con la aprobación de la Ley de Salud Mental del Estado de Quintana Roo se contribuye a la equidad y la no discriminación, a la lucha contra la violencia y sus consecuencias emocionales y a elevar la calidad de vida de las y los quintanarroenses brindando la atención que merecen los trastornos de salud mental que afectan a miles de ciudadanos.

La Ley de Salud Mental aprobada tiene como objetivos principales garantizar el acceso al derecho de la salud mental con un enfoque psicológico, biológico, social, cultural y de derechos humanos e incorporando la perspectiva de género.

Busca promover la participación de personas físicas y morales, de los sectores social y privado para la prestación de servicios de calidad en salud mental.

El diputado Edgar Gasca, agregó que otros de los objetivos de esta ley es promover y garantizar la protección de los derechos humanos de las personas con trastornos de salud mental y fomentar la investigación, prevención, diagnóstico, evaluación y tratamiento de los trastornos de salud mental.

La construcción de esta ley es resultado de varias reuniones de trabajo con más de 40 organizaciones de especialistas en materia de salud, derechos humanos, educación, entre otras áreas de conocimiento, quienes aportaron grandes ideas para cubrir las mayores necesidades en materia de salud mental.

Destacó y agradeció la disposición de las diputadas integrantes de la Comisión de Salud y Asistencia Social: Cristina Torres Gómez, Iris Mora Vallejo y Tyara Shleske de Ariño, «su participaron en las mesas de trabajo desarrolladas para que esta iniciativa llegara hasta este pleno y fuera finalmente aprobada, es invaluable».

Mencionó que la Ley de Salud Mental era una asignatura pendiente que se postergó por varios años a pesar de la evidente necesidad de atención a los problemas de salud mental de las y los quintanarroenses.

«De seguir postergando la aprobación de una ley que respondiera a estas necesidades de atención a la salud mental, seríamos co-responsables de la situación que afecta a miles de quintanarroenses, y que nos coloca, por mencionar un ejemplo, en el quinto lugar nacional con una de las mayores tasas de suicidios, al registrar 8.2 casos por cada 100 mil habitantes», expresó Edgar Gasca.

Al ser el suicidio un problema de salud pública, que lejos de disminuirse va en aumento, la presente ley cuenta con un capítulo completo dedicado al diseño e implementación de estrategias y acciones para reducir los índices de suicidio o intento de suicidio en el Estado.

Se estima que en el Estado, cada año alrededor de 4 mil 500 personas requieren de los servicios de salud mental.

De acuerdo con estadísticas nacionales se estima que el 15 % de la población padece algún trastorno de salud mental, lo que significa que unas 225 mil personas en Quintana Roo viven en esta condición.

«Pese a que contamos con cifras como estas y otros datos aislados, una de las razones principales para legislar en materia de salud mental, es que se carece de un diagnóstico sobre la realidad de los trastornos de salud mental en Quintana Roo, lo que provoca que los programas, acciones y esfuerzos realizados hasta ahora no han tenido los resultados deseados», reiteró Edgar Gasca.

Esta ley contempla la integración del Consejo de Salud Mental, como un órgano de consulta, coordinación y asesoría del Estado, que tiene por objeto planear y programar acciones, así como evaluar los servicios de salud mental que se brindan en el Estado.

La ley aprobada se suma a las acciones en beneficio de los grupos en situación de vulnerabilidad a través de la Secretaría de Salud, que buscará dar prioridad a niñas, niños y adolescentes, mujeres en condiciones de embarazo y puerperio, mujeres en situación de violencia, personas adultas mayores, personas que se encuentren en situación de calle y en situación de víctima, de emergencia o desastre y las personas en centros de reinserción.

Con la aprobación de esta ley, la Secretaría de Educación de Quintana Roo, deberá llevar a cabo acciones de coordinación con otras autoridades para que, en los centros escolares de educación inicial, básica y media superior en el sector público y privado se cuente con personal capacitado y actualizado en materia de psicología, con el objetivo de identificar un posible trastorno de salud mental entre las niñas, niños y adolescentes.

Uno de los puntos más importantes de esta nueva ley es dotar a la Secretaría de Salud del Estado, de las herramientas necesarias para garantizar la adecuada atención a los trastornos de salud mental de las y los quintanarroenses.

Caja de datos:

De acuerdo con datos de las únicas 2 UNEMES CISAME que ofrecen servicios básicos de salud mental en el estado, los principales diagnósticos reportados durante el 2019, fueron:

Mil 160 casos de trastornos depresivos
528 casos de trastorno por déficit de atención con hiperactividad
425 casos de trastorno de ansiedad generalizada
366 casos de problemas de relación paterno filiales
217 casos de problemas conyugales
207 casos de esquizofrenia paranoide
168 casos de duelo
142 casos de trastorno distímico
112 casos de trastorno de pánico
102 casos de trastorno mixto ansioso depresivo

Quienes sufren estos trastornos de salud mental son personas entre los 18 y 34 años de edad.

Deja un comentario