Por: Jesús Amador

Chetumal.- Aún cuando existen otros interesados, la auto-exclusión del presidente de la Jugocopo, Eduardo Martínez Arcila, colocó a la senadora, Mayuli Martínez Simón, con el 99.9 por ciento para obtener la candidatura del PAN a la gubernatura de Quintana Roo, y por ende, tener grandes posibilidades de ser la abanderada de la alianza «Va Por México», integrada por PAN-PRD-PRI, respectivamente.

Politicos y sus respectivos grupos saben que el tiempo apremia, y desde ahora comienzan a tejer alianzas para alcanzar el objetivo en las elecciones de junio del 2022.

Podemos decir que Eduardo Martínez es uno de ellos, a pesar de su anhelo por alcanzar la nominacion del blanquiazul, actuó con la madurez política requerida al dejar el camino libre a Mayuli que desde hace varios días trae la inercia sobre el tema.

En la práctica, la elección del candidato (a) de Morena y sus aliados (PVE y PT) no representa mucho problema porqué lo harán mediante una encuesta de posicionamiento y saldría entre Mara Lezama, Marybel Villegas, Anahí González, Rafael Marín, José Luis Pech, Marciano Dzul, Juan Carrillo, Gaston y Luis Alegre. Caso contrario a lo que se observa y vaticina con la alianza de enfrente, la de «Va por México», donde desde ahora tribus locales perredistas quieren imponer al candidato (a), bajo el argumento que en el 2016 el panismo cobijó la candidatura del hoy gobernador, Carlos Joaquín González.

En teoría el PRD tienen toda la razón para pedir o exigir tener mano para imponer candidato (a), pero en la práctica no la tiene, tomando en cuenta sus pirricos porcentajes de votación obtenidos en las últimas elecciones y por carecer de fuertes candidatos. ¿A caso el «joaquinistas» perredista, y hoy director de la CAPA, Gerardo Mora, sería un buen adversario?, lo dudamos, incluso apostaríamos a qué pierde una interna hasta con el hoy «oxidado» ex regidor capitalino, Federico Hernández Amador.

Entonces, si el PRD no tiene candidatos fuertes y el PRI aún respira cloroformo, lo más lógico que sea un panista quien obtenga la candidatura de la alianza opositora a Morena.

Es obvio que de ahora al 22 de febrero del próximo año (último día para registrar candidatos) habrá mucha tela de donde cortar y estamos seguros que veremos cosas que hasta el día de hoy se consideran imposibles. Como por ejemplo: ¿Qué pasaría si Marybel Villegas no logra ser la candidata de Morena. A caso sea la abanderada del PRD y por lo consiguiente de la alianza anti guinda?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario