Por Mario Millán

Chetumal.- Luego del tremendo alboroto que causó la Ley de Movilidad entre el gobernador Carlos Joaquín y el Frente Único de Trabajadores del Volante (FUTV), el cual aglutina a los 17 sindicatos de Taxistas, y que a duras penas fue finiquitado en el seno de la XV Legislatura hace pocos días, pues resulta que el secretario de Infraestructura y Transporte (SINTRA), William Conrado Alarcón, alardeó de que no “tenía en sus manos” ninguna solicitud de incremento de tarifas de ningún gremio ruletero.

Sin el menor tacto político, William Conrado aseguró que existe un “protocolo” para la entrega de solicitudes para incremento de tarifas de taxi, pero de plano dijo que no tenía conocimiento que esto haya sucedido.

La declaración de este servidor público, sacado de la manga por quien sabe quién ante la renuncia de Jorge Alberto Portilla Manica, solamente sacudió el pandero entre el gremio taxista, pues ahora el propio líder del Suchaa, Sergio Cetina Valle alzó la voz para señalar que William Conrado faltó a la verdad, pues hay documentos que avalan que la solicitud se hizo en tiempo y forma.

Tremenda pifia de William Conrado, quien debió asumir verdaderamente la responsabilidad de Sintra, donde lo primero era conocer los pendientes y buscar soluciones para no después señalar que existen protocolos y que no tiene conocimiento de nada.

La “inocente” postura del secretario de la Sintra solamente causó malestar al gremio taxista local, cuyo representante, Sergio Cetina, enseguida saco las uñas para decir que tiene documentos con acuse de recibo donde dicha solicitud de incremento fue hecha desde al año pasado.

Por mas pequeños e insignificantes que sean los temas no hay que pasarlos por alto, en este caso, la tarifa del servicio de taxis en OPB tiene cuatro años, lapso en que han subido los insumos hasta el 100 por ciento. Los taxistas, los verdaderos, ya no pueden sostener a sus familias, mucho menos atender los desperfectos del vehículo.

Sergio Cetina ha dicho que la solicitud de incremento es de tres a cuatro pesos, dependiendo la ruta, para que pueda haber un ingreso justo para el trabajador del volante.

En fin, William Conrado tendrá que ponerse las pilas para que el puesto no le quede grande, y no generarle más problemas al gobernador Carlos Joaquín, quien, por lo visto, camina solo, abandonado por un gabinete nefasto.

Reclamos y mentadas a mariomil968@gmail.com

Deja un comentario