Por: Jesús González

Chetumal.- Es de obvia y urgente resolución que alguien asesore de manera correcta al regidor encargado del despacho de la presidencia municipal de Othón P. Blanco, José Luis Murrieta Bautista y sus flamantes directores, quienes de manera flagrante violenta reglamentos interiores y ocupan cargos sin tener el perfil requerido para tal encomienda, lo que conlleva a tener un desastre administrativo en el ayuntamiento capitalino.

Tal es el caso del contralor municipal del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, Manuel Zapata Gutiérrez quien es licenciado en mercadotecnia por la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) campus Chetumal con número de cédula 177176 y que hasta ahora al frente de esta importante área no ha podido o más bien no ha querido darle continuidad a las quejas presentadas contra los actuales funcionarios municipales.

Allegado al encargado del despacho, cuenta con su protección ya que han sido las diversas anomalías que ha permitido dentro del ayuntamiento, pero su falta de capacidad generada por no tener el perfil académico adecuado lo hace más vulnerable, al grado que aun y cuando han sido detectadas también tropelías de la pasada administración no encuentra como armar los expedientes respectivos y ya preparan una iniciativa para abrir dos plazas laborales en la contraloría y de esa manera que alguien haga su chamba.

Además de su incapacidad en el cargo, violenta el Reglamento Interno del Ayuntamiento en su capítulo II, Artículo 7 que señala: Para ser titular es necesario que cuente con estudios de nivel superior con título y cédula profesional de licenciado en contaduría o contador público, o sus equivalentes, expedida por la autoridad o institución legalmente facultada para ello, y tener los conocimientos y la capacidad técnica suficiente para el desempeño del cargo, a juicio del presidente (a) y del ayuntamiento; además de reunir los requisitos señalados en el Artículo 128 de la Ley.

De esa forma no solamente carece de la preparación necesaria para el cargo sino que viola la normativa y pese a que el cabildo por mayoría lo respaldó, ha dado muestra de completa ignorancia en los temas legales del ayuntamiento capitalino que podría generar graves problemas legales.

Tan es así que el encargado del despacho y sus cercanos colaboradores han violentado la ley interior sin que el contralor tenga los elementos para su sanción pese a que regidores ya han presentado quejas; esto por no saber cumplir con su labor.

Entre muchos ejemplos ya descritos, la última “burrietada” del encargado del despacho, es cambiar los colores oficiales del escudo del Ayuntamiento de Othón P. Blanco para poner unos similares a los que utiliza el partido Morena como imagen institucional, lo que también viola la pasada Ley aprobada en el Congreso local y la reglamentación que en días pasados avaló el cabildo capitalino.

En una fotografía que forma parte de un boletín oficial enviada por el área de comunicación social del ayuntamiento de Othón P. Blanco, se ve claramente en unos tambos de basura, la alteración a los colores del escudo, cambiando los tonos rojo y amarillo del caracol estilizado hecho por el pintor Elio Carmichel en 1974 por negro y amarillo.

Esto no solamente representa una falta de respeto a los othonenses sino también a los marcos normativos; lo que deja en evidencia la falta de conocimiento de la ley en una de las muchas “Burrietadas” más de este ayuntamiento gobernado por Morena.

Deja un comentario