Cozumel.- De mal en peor va la actitud desequilibrada de la presidenta municipal de Cozumel, Perla Cecilia Tun Pech, quien por medio de un audio que fue filtrado en las redes sociales, dejó en evidencia una vez más la prepotencia con la que se conduce tanto a nivel público como privado tratando con la punta del pie no solamente a los funcionarios municipales subalternos, sino también a los regidores, como es el caso de José Luis Chacón del PRI.

La alcaldesa panista quien llegó a la presidencia municipal de Cozumel por la coalición PAN-PRD y el “efecto CJ” desde que era diputada local en la XIV Legislatura había demostrado su falta de oficio político y los cambios de humor que regularmente terminaban en berrinches; sin embargo, su ego y postura de emperatriz del Caribe ha escalado a niveles preocupantes.

En el audio se escucha como la alcaldesa con gritos y prepotencia corre de una oficina al regidor, José Luis Chacón, quien minutos antes había abandona la sesión de Cabildo por la serie de ofensas de la presidenta municipal y quien en repetidas ocasiones le gritaba “cállate” impidiéndole hablar para trata un tema que a Perla Tun Pech parece no interesarle pese a que es un reclamo social.

Los gritos de Perla Tun llegaban hasta los pasillos, y aunque el personal en varias ocasiones ha sido víctima de la conducta desequilibrada de la alcaldesa, les preocupa que cada vez es peor y temen incluso que llegue a las agresiones físicas contra quienes cometen el “error” de pensar diferente a ella o no sucumbir a su autoritarismo.

Este audio, demuestra la doble cara de la alcaldesa, quien de manera pública se victimiza y responsabiliza a las pasadas autoridades de la malas condiciones del ayuntamiento de Cozumel y de ser agredida por los medios de manera constante, sin embargo en lo privado hace gala de su prepotencia dando muestra que la “Perla del Caribe” simplemente no ha podido con la responsabilidad de ser presidenta municipal.

Tan es así que los contantes desplantes a nivel político con el partido que la cobijo, e incluso con el mandatario estatal durante diversos actos públicos, empresarios de Cozumel, agrupaciones civiles y en general con toda persona que no está de acuerdo con ella o la alaba de manera incondicional, le han dado el mote de “Perla Trump” o “Perla Devil” tras el incidente cuando ordenó incinerar a 22 perros callejeros en el centro canino de la isla.

Deja un comentario