Por: Jesús Amador

Chetumal.- Aun cuando el tiempo apremia –tienen hasta la primera semana de octubre- se da por descontado que la actual legislatura lleve a cabo la reforma electoral mediante la cual en las elecciones del 2019 la mitad de los diez diputaciones plurinominales, es decir 5, estarán destinadas para los mejores perdedores en los 15 distritos de mayoría relativa (uninominales).

Luego de que el PRI perdiera la gubernatura en el 2016 y por ende la mayoría en el Poder Legislativo, situaciones como la arriba mencionada se encuentran sobre la mesa de negociaciones y factible de convertirse en realidad.

La propuesta de modificar la tradicional forma de repartir las diputaciones de representación proporcional (plurinominales) -la cual era la de elegir entre los primeros de las listas que entregan los partidos políticos de acuerdo con los porcentajes de votación obtenida-, es analizada y evitaría la sobre representación de partidos políticos que no fueron beneficiados por la voluntad popular (urnas).

Y hasta cierto punto tienen razón con la propuesta, porque estarían quitando 5 diputaciones que de manera directa tenían los partidos políticos. Ahora, en caso de aprobar la reforma, 5 diputados que integrarían la próxima legislatura (décima sexta) serían los mejores perdedores de los quince distritos uninominales.

Sin duda se trata de una novedosa y popular acción que sin duda motivará una mayor participación quintanarroenses, de manera especial, en quienes se registren como candidatos a diputados independientes, porque podrán acceder a tal posición siempre y cuando sean uno de los 5 principales perdedores.

Es obvio que existe la voluntad política en la mayoría de los actuales diputados para llevar a cabo tal reforma, el problema radica en el tiempo: Debe estar lista antes de la primera semana de octubre para que tal disposición sea aplicada en la elección del 2019, la cual iniciará la primera semana de enero, es decir, para cumplir con los 90 días que establece la Ley Electoral.

Tal disposición beneficiaría al actual sistema político quintanarroense?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario