Por: Jesús Amador

Chetumal.- Una de las principales secuelas del «maremoto político» que se vivió la última semana en Quintana Roo no necesariamente influirá al interior de los partidos
políticos que provocaron la ebullición como se presume, sino en otros escenarios, como en el Poder Legislativo, donde con este reacomodos de legisladores se abre la
puerta para aprobarse el tan esperado y frenado préstamo de 820 mdp solicitado por el gobernador, Carlos Joaquín González.

A lo largo de mi carrera periodística he sido testigo de varias jugadas políticas de primer nivel -como presumo que viene esta-, y cuya finalidad es obtener el
objetivo trazado por el inquilino de la 22 de enero.

Vale recordar que en los últimos días se removió al diputado, José de la Peña Ruiz de Chávez, como dirigente del Partido Verde (PVE) en Quintana Roo. También en días
pasados se expulsaron del Partido del Trabajo (PT) a los diputados Hernán Villatoro Barrios y Ana Pamplona.

Tales acontecimientos nos obligan a mirar y analizar el actual escenario político al interior de la XVI Legislatura, donde desde diciembre pasado se mantiene
«congelada» la petición del gobernador Carlos Joaquín por contraer un préstamo por 820 millones de pesos.

A finales del año pasado, para ser exactos el 21 de diciembre, la XVI Legislatura estuvo a nada de autorizar citado préstamo, cosa que no sucedió porque algunos
diputados del grupo guinda, llámese Morena-PT-PVE, fueron «acalambrados» por sus respectivas dirigencias nacionales.

Pero ahora el panorama cambió, el otrora compacto grupo guinda está fracturado con la expulsión de Hernán Villatoro y Ana Pamplona, y la renuncia de Reyna Durán a la
fracción parlamentaria de Morena, ocurrida en enero ppdo.

En la actualidad, el grupo guinda (Morena-PT y PVE) tiene seguro -presumimos- los votos de: Luis Fernando Chávez, Alberto Batun, Linda Cobos, Paula Pech, Edgar Gasca,
Erika Castillo, Euterpe Gutiérrez, Maria Fernanda Trejo, Gustavo Miranda, Marcia Fernández, Pepe de la Peña y Roberto Erales.

Mientras el grupo adversario, el que apoya al gobierno de Carlos Joaquín: Pedro Pérez Díaz, Iris Mora Vallejo, Carlos Hernández Blanco, José Luis Guillén, Atenea
Gómez, Lili Campos, Cristina Torres, Eduardo Martínez Arcila y José Luis Toledo Medina.

Entonces, el grupo de «diputados sin partido»: Reyna Durán, Judith García Villanueva, Hernán Villatoro y Ana Pamplona, serían el fiel de la balanza para aprobar o
rechazar la solicitud de CJ.

Vale recordar que para aprobar el préstamo solicitado por el mandatario estatal se requiere del aval de la mayoría simple, es decir, 13 de los 25 diputados que
integran la XVI Legislatura.

No queremos pecar de ingenuos, pero a sabiendas de los intereses particulares que mueve a cada diputado y de acuerdo con los últimos movimientos (la expulsión de
Hernán Villatoro y Ana Pamplona del PT,  la separación de Reyna Durán de Morena y la salida de Judith García del PVE), podemos augurar que las cosas se alinean para
lograr el objetivo.

Tiempo al tiempo…