Chetumal.- «Sicarios administrativos» llegaron a la fiscalía general del Estado para «ejecutar» al menos a 200 empleados presuntamente por no tener el grado de estudios requeridos así como asegurar que formaban parte de la dependencia desde la administración de Roberto Borge Angulo y que permanecen en carácter de recomendados.

Personal de la fiscalía, que tienen entre cinco a 20 años de pertenecer a este órgano autónomo denunciaron que por indicaciones del fiscal general, Óscar Montes de Oca Rosales serán dados de baja obligándolos a firmar su renuncia de forma irrevocable, de lo contrario iniciarán procesos en su contra por presunta usurpación de funciones y denunciados ante la fiscalía anticorrupción por presuntos malos manejos.

Hasta ahora, fuentes dentro de la fiscalía, señalan que han llegado al menos 30 personas de la Ciudad de México que estuvieron en la procuraduría de justicia junto con el «maquillista» Óscar Montes de Oca Rosales.

Aunque por ahora son más de 20 personas que por medio de presiones presentaron su renuncia al cargo en diversas áreas desde ministerios públicos, peritos y policía ministerial e incluso el vice fiscal de la Zona Sur, no han recibido el finiquito que les prometieron y a quienes planean correr les retuvieron su segunda quincena de enero.

Pese a las presiones hay quienes no han cedido y se espera una demanda laboral en contra de la fiscalía por despidos injustificados de al menos 200 personas,por lo que no está descartada una férrea batalla legal,todo esto porque el «maquillista» pretende colocar a sus allegados en puestos claves.

Cabe recordar, que Óscar Montes de Oca Rosales está bajo investigación de la procuraduría de justicia de la ciudad de México,ya que durante su paso como subprocurador de averiguaciones previas «maquillaba» las cifras de delincuencia para mantener los porcentajes de delincuencia a la baja y de esta forma engañar al sistema y a la población sobre un supuesto combate a la inseguridad que no realizaba.

Deja un comentario