Chetumal.- A menos de dos meses de finalizar la que es considerada la peor administración en el ayuntamiento de Othón P. Blanco, el presidente municipal y sus más cercanos colaboradores se ausentan de sus labores y dejan al garete la admiración pública.

Durante un recorrido por las diversas direcciones y oficinas principales del palacio municipal en Chetumal, la respuesta constante del personal, fue la misma: No está y no tiene hora de llegada.

Otoniel Segovia Martínez, presidente municipal, tiene varios días de no aparecerse por su oficina, aunque su presencia no ha sido esencial porque es el principal causante de la pírrica administración de los recursos públicos.

Quién también ha estado ausente y el pretexto común es que está en audiencia en la fiscalía general, es la síndico municipal, Abigail Alonso Barradas.

El tesorero municipal, Raúl Santana Quesada en otro de los principales funcionarios municipales que no acude a sus oficinas a pesar de ser uno de los más solicitados porque tiene que rendir cuentas una vez que inicie el proceso de entrega-recepción.

Situación similar se registra en las direcciones de recursos humanos, fiscalización, mercados y contraloría municipal, áreas cuyos titulares son cercanos al presidente municipal y aunque por la pandemia han reducido las actividades presenciales, gran parte del personal, incluso los que son considerados como de riesgo por el Covid-19.

Deja un comentario