Por: Jesús Amador

Chetumal.- Es un hecho que en los nueve gobernadores que ha tenido Quintana Roo se ha privilegiado la cuestión de género por encima de capacidades políticas o profesionales, situación que podría fenecer en el 2022.

Tal presagio surge por las actuales condiciones políticas que se viven a lo largo y ancho del Estado, donde un puñado de mujeres están en las mejores posiciones de arranque para la “madre de todas las batallas”, solo tienen que dejar constancia que cuentan con la suficiente capacidad para dirigir los destinos de los quintanarroenses.

Ante el descrédito en que han caído la mayoría de los partidos políticos y los yerros cometidos por los ex gobernadores, se antoja factible que la sociedad respalde a una dama, quien de entrada cuenta en su haber con la percepción de que las mujeres son más honestas y tienen buena intención al gobernar.

A menos de cuatro años para que Carlos Joaquín concluya su gestión, desde ahora nombres de mujeres como Maribel Villegas, Laura Beristain, Mara Lezama, Paoly Perera, Laura Fernández, entre otras, saltan a escena y son amplias sus posibilidades de obtener la candidatura para aparecer en las boletas del 2022.

Obviamente desde sus respectivas trincheras las citadas damas tendrán que cumplir con su responsabilidad política si en verdad quieren ser la primera gobernadora de Quintana Roo.

Hasta la fecha sólo Addy Joaquín Coldwell ha sido postulada a la gubernatura, eso ocurrió en el lejano 1999, cuando el priísta Joaquin Hendricks Díaz obtuvo un cerrado triunfo ante el perredista, Gastón Alegre López.

El escenario político está a punto de dar un viraje a nivel nacional con un presidente de la República que impulsa una transformación y ejercerá presión sobre el estado y los municipios para obtener resultados.

El reto es enorme para las mujeres en política en Quintana Roo. Sabrán unir fuerzas? Sabrán fortalecerse entre ellas? Sabrán llegar a acuerdos y crear una red de apoyo? Sabrán gobernar y mostrar resultados? Las dejarán sobresalir sus contrapartes varones?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario