A la opinión pública:

Ser coherente de lo que se dice con lo que se hace es una lección que mi padre me inculcó en la política. Para quienes no se enteraron en su momento, el exgobernador Roberto Borge Angulo, cuando terminé mi administración municipal, decidió sacarme del partido al cual pertenecía (PRI) y cerrarme todas las puertas, situación que no me extrañaba después de vivir una de las administraciones municipales más difíciles ya que no contaba con el respaldo del Gobierno del Estado en donde la instrucción era no permitirme gobernar, limitar los recursos y exhibirme en los medios de comunicación y con ello obstaculizarme cualquier aspiración política futura.

En el proceso electoral 2016, fui invitado por Hugo Erick Flores Cervantes, líder nacional del naciente partido Encuentro Social, a encabezar en Quintana Roo su partido, un instituto político que en su ideología enaltecía a la familia y los valores.
El panorama político era totalmente adverso para un partido de reciente creación, ya que por un lado enfrentaríamos al candidato oficial del gobernador (PRI-VERDE-PANAL), por otro al principal opositor al Gobierno (PAN-PRD) y también al efecto MORENA-AMLO.
Como Presidente del Partido en Quintana Roo hice frente a la situación y aún cuando las expectativas eran totalmente adversas, logramos obtener el porcentaje necesario para lograr el registro del partido y también 7 regidurias ( 1 en Lázaro Cárdenas, 2 en Benito Juárez, 1 en Solidaridad, 1 en Felipe Carrillo Puerto y 2 en José Maria Morelos) y un diputado plurinominal.

Hace unos días presenté ante el Instituto Electoral del Estado, mi decisión de no reelegirme como diputado local, siempre dije que hay que darle la oportunidad a otras personas y asesorarlas con la experiencia que uno haya obtenido en el cargo. Esta es la principal razón de mi decisión de no buscar la reelección.

Debo mencionar que algunos otros factores me llevaron a tomar la decisión de separarme del partido que me dio la oportunidad de ser diputado en esta legislatura y no soy malagradecido. Reconozco el liderazgo y agradezco la confianza puesta en mi del Dr. Hugo Erick Flores Cervantes, con quien siempre mantuve una relación de respeto personal e institucional.
No todo es miel sobre ojuelas en el partido en Quintana Roo. Desde la entrada de Greg Sánchez y su gente a la Presidencia del Partido, he visto y vivido su falta de interés por continuar creciendo al partido, sobreponiendo sus intereses personales. Pongo como ejemplo lo siguiente: El acuerdo y la instrucción del líder nacional para mantener un equilibrio político en el partido en el estado, era nombrarme presidente de la comisión política estatal, acuerdo incumplido y en donde Greg prefirió nombrar a su esposa Niurka Saliva como presidente de dicha comisión.

Sin embargo cada quien hace política a su propio estilo. En un partido donde la ideología política y sus propios documentos básicos se basa en la familia y los valores, debo ser coherente con mis principios y por ello decidí separarme del PESQROO.

Lamento profundamente las erróneas declaraciones de Rubén Dario, quien funge como dirigente interino del partido en el estado, declaraciones que confirman mis motivos para separarme del PESQROO, solo haré unas observaciones a sus mismas palabras:

1.-La decisión de que yo sea el primer plurinominal en la lista y yo definiera quién iría en la segunda posición plurinominal fue del Dr. Hugo Erick Flores Cervantes, por lo que no fue un capricho personal (mío) como menciona Rubén Dario, quien también se atrevió a decir que ellos me “permitieron” ser primer plurinominal. Esta decisión ni siquiera era de ellos.

2.- La persona propuesta por mí para ocupar la segunda plurinominal en la lista que sería presentada ante el IEQROO , ha sido integrante del PES desde el 2015 y fue nuestra regidora en el municipio de José María Morelos. Rubén Darío dice que esta persona no merece esa

Deja un comentario