Por: Jesús Amador

Chetumal.- Si en verdad los diputados de la XV Legislatura aplican la cacareada frase de que el “pueblo manda”, entonces la salida del fiscal Miguel Ángel Pech Cen debe darse de manera automática tras la nutrida marcha que el viernes pasado realizaron habitantes de Cancún exigiendo su renuncia.

Los 25 diputados -principalmente Carlos Mario Villanueva Tenorio (presidente de la Comisión de Justicia); Jesús Zetina Tejero (Presidente de la Comisión de Seguridad) y Eduardo Martínez Arcila (presidente de la Gran Comisión)-, tiene frente a ellos la verdadera oportunidad de dejar constancia del compromiso que se supone tienen con los quintanarroenses: darle solución a sus demandas.

En el ámbito social la salida de Pech Cen de la fiscalía es bola cantada, caso contrario sucede entre los grupos políticos, donde varios de estos se están moviendo tratando de mantener a Pech Cen en la posición, aunque de antemano saben de que se trata de una misión casi imposible de lograr ante el desmarque que en días pasados hiciera el gobernador Carlos Joaquín, quien “tiró la bolita” al Congreso del Estado.

Hasta ahora el Poder Legislativo ha destilado una notoria pasividad sobre el tema del Fiscal -únicamente se han limitado a señalar que lo mandarán llamar-, pero presumimos que luego de la sonada marcha del viernes pasado cambiarán su postura.

No se tratan de señalamientos de “hechos aislados”, “conspiraciones” o “grillas baratas” como argumenta el propio fiscal y su séquito de colaboradores, sino de una manifestación pública, donde cientos de quintanarroenses, con los rostros descubiertos, exigieron la renuncia de Miguel Ángel Pech Cen como fiscal de Quintana Roo.

Habría que ver el actuar de los diputados sobre el tema, aunque, insistimos, si en verdad comulgan con los ideales que ellos se deben al pueblo y que el pueblo manda, entonces es posible que a la brevedad comiencen a buscar al nuevo “abogado de los quintanarroenses”.

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario