Por: Jesús Amador

Chetumal.- Aun cuando los máximos jerarcas de Acción Nacional en Quintana Roo (el dirigente estatal, Juan Carlos Pallares Bueno y el presidente del Congreso del Estado, Eduardo Martínez Arcila) insisten en que la alianza política con el gobernador Carlos Joaquín se mantiene intacta, lo cierto es que los principales cuadros políticos del blanquiazul mandan señales adversas al cuestionar el trabajo que se realiza en la actual administración estatal.

La luna de miel que en enero del 2016 fraguó el PAN con CJ y que comenzó a fracturarse en octubre del 2017 cuando el chetumaleño Mario Rivero Leal exigió al mandatario estatal no apoyar al diputado local, Fernando Zelaya Espinosa, para que obtenga la candidatura a la presidencia municipal de OPB en este año, lo que al final de cuentas ocurrió, parece llegar a su fin.

Ese fue el primer golpe mediático que el PAN obsequió a CJ. Pero los “mensajes cifrados” al Ejecutivo continuaron, como los enviados cuando se definían las designaciones de las candidaturas a las diputaciones federales, senadurías y presidencias municipales que contendieron en julio pasado, donde la mayoría de estos fueron solucionados cediendo posiciones políticas o económicas.

Pero ahora surgen nuevos golpes y por los momentos políticos que se viven en Quintana Roo y en el país, vemos difícilmente –no imposible- solucionarlos con prebendas propias utilizadas por el sistema político quintanarroense. Porque, curiosamente, fueron enviados por dos mujeres pioneras del panismo quintanarroense: las ex diputadas federales, Yolanda Garmendia Hernández y Patricia Sánchez Carrillo, respectivamente.

Ambas cuestionan el trabajo del Poder Legislativo local. “Que pena, la dirección del estado está perdida, citó Sánchez Carrillo en sus redes sociales. Mientras la consejera estatal subrayó: “El PAN no da color en Quintana Roo”.

Con estas afirmaciones damos por descontado que ambas mujeres no sólo critican el trabajo político que desempeñan sus líderes (Juan Carlos Pallares Bueno y Eduardo Martínez Arcila) sino que también contradicen las acciones realizadas por la administración del gobernador Carlos Joaquín.

Entonces, luego de tal acción podemos presumir que la alianza política que existe entre Carlos Joaquin y el PAN está llegando a su fin?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario