Por: Jesús Amador

Chetumal.- Tras superar la pugna política provocada por grupos antagónicos al interior de Morena, ahora Otoniel Segovia Martínez tendrá la titanica responsabilidad de «enderezar» el rumbo de la endeble administración municipal en Othon P. Blanco, la cual fue pésimanente mal dirigida por su yerno, José Luis Murrieta, en los últimos 90 días.

Inmerso en el descrito total desde hace varios ayeres, la mañana de hoy el municipio de Othon P. Blanco comienza a escribir una nueva historia bajo la tutela de Otoniel Segovia, un hombre identificado con la izquierda y que desde hace varios ayeres intenta dirigir los destinos del gobierno capitalizó.

Pero para lograrlo necesita -además de ímpetu, sudor y verborrea-, ponerle mucho producto de gallina a fin de calmar a esa nueva clase politica chetumaleña que sostiene una encarnizada lucha para controlar los destinos de esta ciudad, consideranda desde hace ayeres como la cuna política quintanarroense.

Los chetumaleños estamos ávidos de tener un presidente municipal -ya sea electo, interino o impuesto-, que cumpla con la encomienda, que resuelva la problemática como la recoja de basura, el alumbrado público y el transporte público, entre otros. Ya no deseamos ver a otro alcalde de adorno, un holgazán que únicamente se la pase diciendo que la comuna está en bancarrota y por ende estén cruzados de brazos.

Ojalá Otoniel Segovia tenga la capacidad intelectual y politica para lograr rescatar el descrédito que desde hace décadas arrastran los presidentes municipales de Othon P. Blanco, quienes solamente bajo la protección del gobernador en turno han logrado «medio cumplir» con la encomienda.

Resulta obvio que OPB necesita el apoyo económico del gobierno federal y estatal para resolver sus apremiantes problemas, porque la recoja de basura, la construcción de otro relleno sanitario, combatir la inseguridad e incentivar la economía, son temas que ya no pueden esperar más.

Entonces, Otoniel Segovia tendrá la sapiencia para atender la exigencia de los chetumaleños? Esperamos y deseamos que así sea, porque ya no podemos seguir aguantando a presidentes municipales improvisados cuyo único objetivo que persiguen en llenarse las bolsas de dinero.

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario