Por: Jesús Amador

Chetumal.- Si el objetivo principal del mensaje realizado por Alberto Alonso Ovando (segundo a bordo del PRI en Quintana Roo) es fortalecer la unidad al interior de la agrupación estaría en lo correcto, pero si lo hizo para «guiar» a las principales figuras políticas que tendrán en el sur, entonces es incorrecto, de manera particular con el alcalde electo de Bacalar, José Alfredo Contreras Méndez, debido a que la victoria obtenida el pasado mes de junio fue fruto a su trabajo personal.

Hasta cierto punto se entiende el mensaje que Beto Alonso posteó en redes sociales, pidiendo a las regidora Rossana Romero (JMM), Paoly Perera (FCP) y al alcalde electo de Bacalar, José Contreras, respaldar el trabajo que desempeña Candy Ayuso como dirigente estatal porque desde algunos días varios grupos de priista o ex priistas exigen su renuncia debido a que la consideran sumisa a las directrices que provienen de la 22 de enero y entregado al partido a los intereses de grupos caciquiles.

A pesar de las tremendas sacudidas que tuvo en el 2018, 2019 y 2021, el PRI en Quintana Roo todavía respira, a tal grado que grupos al interior se oponen o refuta el quehacer de la actual directiva que encabeza Candy Ayuso y Beto Alonso. Y no es para menos el encontronazo que mantienen férreamente los priistas quintanarroenses, porque el próximo año se elegirán candidato a la gubernatura, a diputados locales en los XV distritos electorales, y obviamente, se definirá la lista a diputados plurinominales.

¿Será que las palabras de Beto Alonso conlleven algo más que garantizar la unidad hacia Candy Ayuso, o su principal objetivo es el de abrir camino para obtener una curul en la XVII legislatura por la vía plurinominal?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario