Quintana Roo, 20 de julio.- Urgen programas de atención a los jóvenes y adolescentes, ya que la violencia está cada vez más presente en este sector de la población: ocho de cada 10 benitojuarenses entre 12 a 19 ha sido víctima de algún tipo de agresión física; y seis de cada 10 parejas jóvenes sufren algún tipo de violencia, ya sea emocional, verbal, física o hasta sexual, informó la diputada panista Eugenia Solis, de la XV Legislatura.

«Desgraciadamente la violencia se está volviendo un fenómeno común para la juventud cancunenses. Empezando por sus hogares, el 60 por ciento de ellos vive en un ambiente familiar agresivo. Esta conducta se traslada a la escuela donde el acoso y la humillación hacia los compañeros se vuelven frecuentes, así como las actitudes violentas hacia la pareja»; puntualizó la legisladora.

«Esto forma un ciclo donde los jóvenes forman familias donde impera la violencia, con consecuencias fatales. Las denuncias de violencia intrafamiliar se han triplicado en los últimos dos años en los matrimonios de entre 19 y 25 años, mientras que el número de suicidios por problemas también ha incrementado año con año: casi 150 suicidios en el 2016 contra 37 registrados en el 2007. Al mes las autoridades correspondientes atienden a casi mil 500 cancunenses que intentan salir por la puerta falsa, la mayoría jóvenes.

Eugenia Solis comentó que el crecimiento de este problema se debe a varios factores: el hacinamiento en los hogares es una de ellas, así como también la influencia de la percepción de inseguridad y violencia que aqueja a Cancún.

«Pero principalmente, la crisis que hoy afecta a este destino turístico ha desalentado a los jóvenes. Antes, el adolescente tenía la meta de estudiar para poder tener un buen trabajo en la actividad turística del Estado. Hoy, ante la falta de oportunidades, vislumbra un futuro más sombrío, pues considera que aunque estudie no tiene un futuro asegurado. Por eso sólo le interesa vivir el ahora, sin pensar en las consecuencias. Y esto abona a que tengan una mayor inclinación hacia la violencia», dijo la diputada.

Explicó que por estas razones es necesario implementar con urgencia programas de atención a los jóvenes, pero principalmente acabar con el vicio de las administraciones municipales de permitir la construcción de microviviendas que generan hacinamiento, así como un trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno para impulsar el desarrollo económico de la ciudad y así ofrecer más empleos dignos para los jóvenes.

«Sí, el turismo podrá generar 5 mil empleos al año. Pero con el crecimiento tan acelerado de Cancún, cada año tienes a 10 mil jóvenes que buscan trabajo. Por eso es necesario diversificarnos para ofrecer más oportunidades laborales», puntualizó.

Deja un comentario