Por: Jesús Amador

Chetumal.- Desde hace varios años -quizá desde la época del célebre Gastón Alegre López-, la mayoría de los polítologos y «asesores» de primera línea establecieron que para ganar la gubernatura de Quintana Roo necesariamente requieren el apoyo de los habitantes de la olvidada zona maya y, obviamente, del estacionado sur de Quintana Roo, lo que desde ahora comienza a hacer la morenista, Mara Lezama.

Gastón Alegre, «Chacho» García y posteriormente «Greg» Sánchez Martínez, siguieron al pie de la letra el manual para buscar y obtener la candidatura a la gubernatura por el PRD, pero por diversos motivos no lograron el triunfo. Él primero en 1999 sucumbió ante Joaquín Hendricks Díaz; el segundo perdió ante Félix González Canto en el 2005 y el tercero frente a Beto Borge en el 2011, porque fue encarcelado meses antes de la elección.

Desde aquellos tiempos (más de 20 años) el ponderado y bien recordado colega periodista, Fernando Meráz (qepd), quién fungía como asesor de cabecera del dueño del emporio radiofónico, diseñó la ruta con la cual daba por descontado que «Don tostón» ganaría la gubernatura, y no estaba muy errado porque a pesar que la maquinaria priista trabajo al cien, Hendricks Díaz a dura penas obtuvo el triunfo.

Hoy a pesar del actual escenario político, la misma ruta sigue vigente y los aspirantes a gobernar Quintana Roo deben seguirla para avanzar en su objetivo. No se trata de descubrir el hilo negro, únicamente requieren incrementar su presencia en la zona maya (Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos) y convencer a los más de 200 mil Chetumaleños que han demostrado ser el fiel de la balanza.

Carlos Joaquín González es de los últimos beneficiados con multicitada ruta, gracias a los «mayitas» y a los «chetutercos» logró ser el gobernador, porque en la zona norte, llámese Cancún, Solidaridad y Cozumel, perdió ante el priista, Mauricio Gongora Marrufo.

Entonces, seguramente desde ahora y hasta el 22 de febrero del 2022 (fecha límite para registrar candidatos) los sureños veremos, principalmente los fines de semana, al «pelotón» de aspirantes que buscan gobernar Quintana Roo hacer proselitismo.

¿Y porqué sólo los fines de semana los podríamos ver? Porque de acuerdo a la Ley Electoral, los sábados y domingos no son consideradas días hábiles para los funcionarios públicos.

¿Será que Mara Lezama y los otros funcionarios públicos se adapten a tales exigencias o pedirán licencia en los próximos meses para meterse de lleno a la contienda?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario