Por: Jesús Amador

Playa del Carmen.- Aun cuando no resuelve temas financieros y políticos que tuvo durante su paso como funcionario de la anterior administración municipal, Omar Sánchez Cutis, se encuentra «aferrado» para obtener una de las 40 plazas de Consejeros Nacionales que tendrá Quintana Roo en Morena.

¿Será que Sánchez Cutis o sus «padrinos políticos» no toman en cuenta las sabias palabras del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), principalmente las de no mentir y no robar?

¿Quién tuvo la osadía de «palomear» el nombre de Omar Sánchez entre los finalistas y ser elegible para Consejero Nacional?

¿A poco un individuo que no ha podido comprobar el destinos de 34 millones de pesos de dinero público puede figurar entre la «elite» de Morena?

¿Qué harán al respecto los integrantes de la Comisión de Honor y Justicia de la dirigencia Nacional de Morena, en caso que Sanchez Cutis resulte ser uno de los ganadores en la elección del próximo sábado?

¿Será que sea de mucha utilidad para el proyecto de la Cuarta Transformación (4T) y de la gobernadora electa Mara Lezama, contar con un individuo como Sánchez Cutis que en el pasado proceso electoral apoyó públicamente a José Luis Pech Varguez, candidato de Movimiento Ciudadano (MC) a la gubernatura?

Lo que es un hecho que a Morena le está saliendo «muy cara» la apertura democrática, porque muchos vivales de la política aún actúan a través del chantaje para conseguir prebendas o cotos de poder.

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario