CDMX.- La diputada federal morenista, Anahí González Hernández, exhortó a las Secretarías de Marina (Semar) y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a fortalecer las acciones para evitar la extracción ilegal de arena de las playas mexicanas. De igual forma, instó a ambas secretarías, así como a los poderes ejecutivos estatales y municipales de las 17 entidades federativas que cuentan con Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat), informen sobre el estado que guardan las denuncias por extracción ilegal de arena en playas del país.

A través de un comunicado, señaló que con citados objetivos presentó un punto de acuerdo ante la Comisión Permanente, toda vez que -advirtió-, ésta es una práctica silenciosa, pero con un alto impacto ambiental.

-La extracción de la arena se da porque es un material sólido muy atractivo y esencial para el desarrollo económico dado su papel en la construcción, ha provocado erosión en ecosistemas costeros y marinos. Hoy en día, las grandes ciudades demandan el doble de arena que los ríos pueden arrastrar, y a modo de obtenerla, se ha recurrido incluso a la técnica del dragado para aspirarla de los fondos marinos; induciendo a su escasez-, explicó.

Refirió que, según estudios, entre el 75 y 90 por ciento de las playas del mundo se están reduciendo y México no es ajeno a este fenómeno.

De acuerdo con el último informe de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), de 2013 a 2018 se recibieron un total de 89 denuncias por explotación ilegal de arena en playas mexicanas, que originaron una evidente alteración a los ecosistemas de donde fue extraída. “La extracción masiva e ilegal de este material ha generado una alerta ambiental global por parte de los organismos internacionales como Naciones Unidas que, desde el año 2014, alertó de la extracción de arena en todas las costas mexicanas”, expuso.

González Hernández apuntó que la importancia de evitar esta práctica ilegal radica en que, a causa de la erosión de las costas, las comunidades cercanas son más susceptibles de sufrir inundaciones, además de que se pierden cientos de ejemplares de flora y fauna endémicas ante la alteración de sus medios de hábitat.

Dijo que a pesar de que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la cual México es parte, no establece de manera directa la protección del ecosistema en las playas, sí estipula que los países miembros deban establecer un plan sólido destinado a la protección de la naturaleza.

“Frente a la crisis ambiental que atraviesa el mundo, resulta apremiante que las autoridades en la materia propicien la vigilancia y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales del país, a fin de que se garantice el goce y disfrute para las generaciones futuras”, concluyó.

Deja un comentario