Chetumal.- Como si no bastara con su pobre y deficiente desempeño al frente de la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo), ahora Alicia Ricalde Magaña, a manera de «despedida», pretende desalojar a los integrantes del Club Náutico de Chetumal del predio que por más de 50 años han ocupado en el Boulevard Bahía de esta ciudad.

Sin detenerse pensar en lo absurdo de esta decisión, dado que dicho lugar no sólo es un emblema de la capital del Estado, sino que es fiel reflejo de la identidad de las y los chetumaleños, fruto del esfuerzo y la tenacidad de los forjadores de esta parte de la entidad, la antes citada se ha dado a la tarea de girar, a través de la encargada de la Gerencia Jurídica de la Apiqroo, Glende Yanira Reyes Mendivil, un oficio en el que «invita» a los integrantes de la citada agrupación a retirar sus embarcaciones, vehículos y equipo de la que denomina, hasta con cierto desprecio, como «la superficie colindante al estacionamiento de la Terminal Marítima de Chetumal».

No obstante a lo anterior, lo verdaderamente indignante del documento, es que en dicha «invitación», Ricalde Magaña amenaza veladamente a los ya citados con que, de no desalojar en un lapso no mayor de 72 horas, «se podría instaurar un procedimiento para asegurar la superficie en cuestión», lo cual denota no sólo la soberbia que la caracteriza, sino que sus intenciones, más que una cuestión de derechos y obligaciones, no son más que un rotundo capricho.

Para nadie es desconocido que quienes forman parte del Club Náutico de Chetumal desde siempre se han caracterizado por impulsar la pesca deportiva con la organización de eventos como los tradicionales torneos en Mahahual, los cuales están abonando a los grandes esfuerzos que está haciendo el Gobierno del Estado por promocionar la Zona Sur y así aprovechar el enorme potencial turístico que tiene, esto sin contar con que, además, son generadores de cientos de empleos que hoy están en riesgo de perderse, de llegar a concretarse esta descabellada idea de la titular de la Apiqroo.

Por si fuera poco, tampoco no se puede soslayar que la infraestructura con que hoy cuenta el Club Náutico de Chetumal fue financiada con recursos de sus propios integrantes, quienes a lo largo de los años han renovado su imagen haciéndolo un sitio funcional y atractivo en el que hoy por hoy es el principal atractivo de la ciudad: El Boulevard Bahía.

Cabe señalar que los afectados con esta ocurrencia de Ricalde Magaña ya han solicitado el apoyo de las autoridades para que la misma no se concrete, menos aún cuando, de acuerdo con lo que se ha documentado, no es más que una descarada arbitrariedad.

Deja un comentario