Por: Jesús Amador

Chetumal.-  ¿Alguien sabrá dónde se encuentra y qué hace el diputado morenista, Luis Fernando Chávez Zepeda, nuestro flamante presidente de la Comisión de Seguridad Pública en la XVI Legislatura del honorable Congreso de Quintana Roo?, si lo ven pregúntele qué acción llevará a cabo luego que ayer los quintanarroenses -quiero suponer que también él no sabía- descubrimos el infame engaño sobre la supuesta separación de Jesús «Rambo» Capella Ibarra de la Secretaría de Seguridad Pública.

Independientemente de hacer valer la doctrina lopezobradorista, en el sentido que nada a espalda del pueblo, el presidente de la citada Comisión en el Poder Legislativo tiene la obligación moral de llamar a cuenta  al «Rambo» Capella o al propio gobernador, Carlos Joaquín González,  a fin de explicarnos los motivos por los cuales ayer jueves 24 de junio se burlaron de la buena voluntad de los quintanarroenses.

Palabras más, palabras menos, recuerdo un comentario que en diciembre pasado recibí por parte del  diputado Chávez Zepeda al preguntarle al respecto: Diputado siempre traerán a Capella al Congreso?….»No podemos obligarlo a venir a comparencer porque ya renunció, ahora vendrá el encargado del despacho», refirió en aquél entonces.

Con tal afirmación podemos dar por descontado que citado diputado daba por un hecho la salida de Capella Ibarra del gabinete de Carlos Joaquín.

Entonces, cuando menos para el diputado Chávez Zepeda, la presencia de Jesús Capella cómo titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo durante la inauguración del C-5 es ilegal. Usurpó el cargo. Se burló de los tres Poderes que integran el Estado libre y soberano de Quintana Roo. Coloquialmente se cag… en todos nosotros.

! Diputado Luis Fernando! es hora de demostrarnos a los quintanarroenses de qué está hecho. Ahora es cuando podemos medirle su verdadero o genuino compromiso con los ideales morenista de la Cuarta Transformación.

Es un hecho que Fernando Chávez Zepeda tiene en sus manos el boleto para la reelección. ¿Aprovechará la oportunidad o se dejará convencer por el canto de la sirena que proviene de la 22 de enero?

Tiempo al tiempo….

Deja un comentario