Por: Jesús Amador

Chetumal.- Una alianza que ya trabajan el Partido Encuentro Social (PES) con las Redes Ciudadanas y grupos políticos como los Villanuevistas podría cambiar el escenario electoral de Quintana Roo para el 2018, a tal grado de diluir la percepción de que «hasta caminando» Morena ganaría la mayoría de las posiciones en disputa.

La incertidumbre provocada por la indecisión de Morena por definir las candidaturas en Quintana Roo ha orillando que varios grupos políticos afines al proyecto de AMLO escuchen ofertas de otros actores políticos.

Son varias las negociaciones que se mueven en Quintana Roo, pero cobra mayor interés la que lleva a cabo el PES, quien a través de su dirigente estatal, Gregorio Sánchez Martínez, avanza en la integración de un Frente Ciudadano a lo largo y ancho de la entidad.

Greg, similar a la calma que tienen los pescadores, esperó el momento idóneo para negociar con grupos políticos, ya que antes hubiera sido imposible lograrlo.

Hace unos meses sumó a los «villanuevistas», acción con la cual reforzó la presencia del PES en el sur y centro de Quintana Roo, ahora busca hacer lo propio con la Red Ciudadana Ovandistas.

Salvo la afirmación o negativa de los mismos, trascendió que la charla entre Greg Sánchez y Eduardo Ovando Martínez en Cancún, fue para formalizar una alianza de facto entre el PES y la Red Ciudadana para las elecciones de julio del 2018.

Tal información sería intrascendente y poco creíble tomando en cuenta que Ovando Martinez compartió escenario con Andrés Manuel López Obrador el pasado 2 de julio y se daba por descontado que el propio Eduardo Ovando o alguien de la Red competiría por Morena, pero seria creíble si las cosas no resultaron como fue palabreado.

Y no sería raro e impropio un acuerdo entre citados políticos máxime que en estas fechas no sólo se definen las candidaturas para el proceso electoral del 2018, sino también los amarres para las diputaciones del 2019 y la gubernatura del 2022.

Resultaría fácil descartar o minimizar los alcances que tendría la citada alianza de facto entre el PES con la Red Ciudadana de Ovando, los villanuevistas y otros grupos representativos de Quintana Roo, porque habría que recordar que con mucho menos apoyo, Carlos Joaquín, ganó la gubernatura.

Es obvio que los promotores de la multicitada alianza de facto ya tiene un bosquejo del escenario electoral del 2018 y saben que con Greg a la cabeza de la fórmula al Senado, con Eduardo Ovando a la presidencia de Benito Juárez y un villanuevista en OPB, su proyecto continuará más que vivo.

Y tal apreciación resultaría cierta a menos que los partidos políticos, de manera particular Morena, recompongan el camino. Basta recordar que en Quintana Roo AMLO ganó en las dos elecciones (2006 y 2012), pero ninguno de los candidatos a senadores y diputados federales triunfo.

Ante tal motivo podemos vaticinar que la alianza establecida entre Greg con los ovandistas y villanuevistas encontró el mejor escenario, una tierra tan fértil que seguramente dará una buena cosecha.

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario