Por: Jesús Amador

Chetumal.- Aún cuando muchos se han apuntado para buscar gobernar la abandonada capital de Quintana Roo (Othón P. Blanco) en el 2021, es casi un hecho que el pre, pero pre-candidato del PRI y la casi segura  candidata de Morena, serán los adversarios a vencer.

A escasos doce meses de iniciar la contienda y ante el 0.01 por ciento de posibilidades que tiene de reelegirse Othoniel Segovia Martínez, el ajedrez político chetumaleño comienza a tomar forma.

De entrada, el actual secretario general de la dirigencia estatal del PRI, José Alberto Alonso Ovando, se encuentra más que apuntando para ser el candidato de citado partido o de la alianza que formarían.

Y la segunda casi segura, sería una mujer que encabezaria la posible alianza Morena-PVE-PT. Ella es una chetumaleña de abolengo, apartidista que ha desempeñado diversos cargos públicos desde el sexenio del ponderado y apreciado Mario Villanueva Madrid hasta la fecha.

La candidatura de citada dama la vienen trabajando desde hace varios meses, a tal grado que la dirigencia nacional de Morena la ha incluido en sus encuestas para medir su popularidad y aceptación que goza entre los pompeyenses, la cual, por cierto, es muy buena.

A pesar de todo eso y de contar con el respaldo de varios morenistas en la nomenclatura quintanarroense, la candidatura aún no está decidida para citada dama, pero, contrario a Othoniel Segovia, tiene el 50.1 por ciento de posibilidades de obtenerla.

Seguramente con el paso de los días saldrán varios suspirantes a tan prestigiada posición, pero a decir verdad, ajeno del Partido que los postule o que se «aviente» de independiente, difícilmente puedan competir.

¿Será que la bendición del peje sea más que suficiente para que alcance la candidatura o los radicales morenistas de Quintana Roo lograrán su acometido de bloquearla?

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario