Chetumal.- Tres ejecución en menos de un mes y diversos asaltos a mano armada y robos incluso en escuelas ha sido el salgo de la inseguridad creciente en Chetumal,sin que la autoridades policiales implementen acciones efectivas para combatir a la delincuencia común como organizada.

Esta semana fueron ejecutados dos personas,una en su vivienda y otra encontrado el cadáver en un fraccionamiento de Chetumal, ambos con el sello del crimen organizado, actos que no se veían y que generan miedo entre los diversos sectores de la población.

Ante esa situación,la llegada hace semanas de Alberto Capella Ibarra como secretario de Seguridad Pública estatal,no ha abonado a nada en cuanto al combate a la inseguridad, porque además de realizar cambios en las claves policiales con otras similares al norte del país que incluso en los narcocorridos ya son conocidas por la delincuencia ha movido personal operativo para su cuidado o trasladado a Cancún dejando casi indefensa a la capital del Estado.

Pero además, diversos empresarios de la zona Sur del Estado,han manifestado su temor ante las indicaciones hechas por el jefe policial, porque al igual que en Cancún,ha pedido que los investiguen con el fin de conocer sus actividades empresariales y sobre todo estatus económico.

Aunque se trata de justificar estas investigaciones sobre posibles nexos con la delincuencia y algunos empresarios o políticos, la mayor preocupación es que algo similar pasó en el estado de Morelos, entidad de donde fue sacado Alberto Capella Ibarra por pésimos resultados luego que las ejecuciones, secuestros, extorsiones y los delitos comunes aumentaron significativamente; lo que hace pensar que Quintana Roo seguirá por le mismo camino.

Deja un comentario