Chetumal.- En un hecho pocas veces visto, el presidente municipal de Othón P. Blanco, Hernán Pastrana degradó a su secretario general y regidores de la comisión de Seguridad Pública para que su secretario particular, Luis Gamero Barranco fuera quien entregue los 11 nombramientos a personal de la policía municipal con la intención de “limpiar su nombre” tras las acusaciones de haber sustraído ataúdes para venderlos en su funeraria privada.

Pese a que Luis Gamero Barranco en el organigrama municipal no representa autoridad alguna y está por debajo de los integrantes del Cabildo, en su afán de protegerlo, el alcalde capitalino en un “lapsus” lo nombró su representante personal en este importante evento haciendo a un lado al concejal presidente de la comisión, Adrián Sánchez Domínguez y al resto de la comparsa que lo acompañó a este evento.

Habrá que recordarle al presidente municipal que la mala imagen de su “carga bolsas particular” no solamente es ampliamente conocida en el argot político, sino también entre la población, pero lo peor del caso es que sus compañeros de Morena permitan y acompañen estas acciones que solamente los llevarán a su “sepelio político”, ojalá y no compren los ataúdes en la funeraria Gamero o la Económica.

Deja un comentario