¡Choca Mario Villanueva con su “amiga”!

Por: Luis A. CABAÑAS BASULTO*

Convertido a fines de 1999 en uno de los personajes más buscados del país, tras que la PGR le acusara de estar vinculado al narco y conspirar para enviar cocaína a Estados Unidos, el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, detenido el 24 de mayo del 2001, volvió a ser tema del día, cuando se anunció que retornaría en septiembre a Chetumal como asesor del gobernador electo, Carlos Joaquín González.Polémico como lo fuera durante su recordado sexenio, volvió a las andadas tras desmentir en su página de Internet a la “periodista”-funcionaria Isabel Arvide Limón, en el sentido de que no se encontraba en libertad en Chetumal, tal y como difundiera a nivel nacional la no menos polémica mujer.

Durante los cerca de 26 meses de su fuga, se recuerda, el ex mandatario priísta envió un vídeo en el que insistió sobre su inocencia y las causas que lo obligaran a huir para defenderse de lo que calificó como “venganza política” del entonces presidente Ernesto Zedillo, según publicamos en nuestro segundo libro, “Mario Villanueva Madrid, crónica de… ¿Una venganza?”.

A 16 años de aquella histórica huida, nuevamente surgen dudas en torno a la supuesta fuerte amistad que lo ligó con Isabel Arvide, a quien ahora atribuye ser amiga del ex gobernador Félix González.

Lo cierto es que, desde la clandestinidad, Villanueva Madrid habría ofrecido una entrevista a la agencia Apro a principios del 2001, aunque meses después, cuando, para no pocos, “ya lo habrían ejecutado los narcotraficantes o la policía” para evitar que hablara, ofrecería nueva entrevista, ahora a Isabel Arvide, a quien invitara años atrás a una gira a Nueva York junto con un grupo de amigos y colaboradores.

Considerada una de sus mejores amigas en el gremio periodístico, la ex asesora de Seguridad Pública de Roberto Borge aseguró que, al menos durante los primeros 10 meses de su huida, Mario habría permanecido en Yucatán, muy cerca de las oficinas de su hoy desaparecido amigo, el entonces gobernador Víctor Cervera Pacheco (27 de mayo del 2001, Diario de Yucatán)

Reproducida el 6 de enero por el diario Milenio, la nota agregaría que la entrevista se realizó en febrero del 2000 desde “una casa modesta, con un portón de láminas que daba a un camino vecinal”, cerca del poblado de Kanasín. Tan cerca, diría, que los panuchos que comprara en el restaurante La Susana “todavía estaban calientes cuando llegamos al escondite”.

Según Isabel Arvide, Mario habría huido a Mérida tras reunirse con el entonces titular de Gobernación, Diódoro Carrasco, y “durante siete meses permaneció absolutamente encerrado, sin ver la luz del día, en una bodega abandonada, muy cerca de las oficinas de su amigo, donde cada noche le llevaban comida”.

Agregaría que el ex Ejecutivo tenía previsto que todo cambiaría para él en Yucatán con la caída de Cervera Pacheco. “Esta, para mí, es la verdadera explicación de que estuviese en Cancún”, donde finalmente lo capturarían.

Apostaría que nunca salió del escondite que le conoció, en tanto se preguntaría cuánto silencio estaría dispuesto a guardar, de qué manera haría pública la información política que hizo llegar al entonces titular de la PGR, Macedo de la Concha “porque llevaba con él una computadora portátil en la que guardó notas de lo que hablamos, y me dijo, con el compromiso de no reproducirlo”.

Más adelante, escribiría que “huyó para no ser arrestado al término de su gestión y vive como guerrillero, ya que sólo descansa durante el día y viaja durante la noche”, y que tendría el pelo cano y apariencia descuidada, porque duerme casi siempre al aire libre y se esconde como animal, en el monte”.

Sobre la entrevista, diría que fue en una casucha llena de cucarachas “en un punto de la frontera de México con Belice o Guatemala”, y que Mario lloraba al narrar lo que había vivido durante 11 meses de constante huida, en la que se sentía traicionado por Zedillo y otros dirigentes de gobierno.

Entre otros, escribió que Villanueva Madrid habría acusado a sus colegas del PRI de romper su promesa de protegerle, después de cumplir con recurrir a su poder para garantizar victorias del partido en Quintana Roo.

-Yo hice mi parte, hice que ganaran los candidatos del partido, yo les di dinero, les hice campaña, le habría dicho a Isabel Arvide, ante quien habría reconocido que durante su gobierno se habría embolsado millones de dólares producto de la corrupción,  pero que nunca se involucró en el narcotráfico.

-De acuerdo con el consejo que me dio Carlos Hank González,  antes de huir vendí todo lo que pude y reuní dinero porque me advirtió que “si te vas a esconder necesitarás dinero, mucho dinero”, supuestamente dijo Villanueva.

El ex mandatario habría reconocido que por la concesión de Aguakán habría recibido unos 2 millones de dólares, y que el “Grupo Posadas” le habría entregado millones de dólares por una serie de concesiones, en tanto que una firma embotelladora de refrescos habría pagado otros millones para ingresar a Quintana Roo, al igual que una firma cervecera.

El artículo se titularía “Bienvenido Mario”, donde indicaría que “una buena parte de tu agonía ha terminado. Salir de la “cárcel” donde habías decidido protegerte de las autoridades tiene que haber sido un alivio. Aunque la pesadilla comience, no obstante que Almoloya sea el mayor de los infiernos”.

Según ella, “su interés no era una entrevista, sino saber qué sucedía en torno al entonces candidato presidencial Francisco Labastida, conseguir una negociación que le permitiese entregarse y obtener la devolución de 5 millones de dólares que el abogado amigo y socio de Diódoro Carrasco, Morelos Canseco Jaime, le había robado para su defensa.

Isabel Arvide consideraría que, según Mario, de ese tamaño era la traición de quien “había hecho un pacto que no cumplió”, aunque en sus referencias siempre aludía a Cervera Pacheco, Liévano Sáenz y Diódoro Carrasco, así como a Pedro Joaquín, éste entre sus odios, ya que le preocupaba que fuese llamado de la embajada de Cuba para la campaña de Labastida.

Por otro lado, la nota refería que Mario acusó al entonces titular de la Reforma Agraria, Robledo Rincón, como quien le entregó un cheque depositado en Suiza por un millón 800 mil dólares por inclinar la decisión del agua potable en Cancún”, y que Joaquín Hendricks no le había pagado supuestamente la venta del desaparecido periódico la Crónica de Cancún, en el que aquél se asoció con Carlos Salomón, ex titular de la Lotería Nacional.

Para probar que su fortuna tenía origen en el “sistema” político, Mario l habría dado cifras y nombres, por ejemplo Clemente Licón Baca, intermediario para recibir 2 millones de dólares por la concesión de un muelle de Cozumel, que estuvo en litigio como asunto que le quitó a Pedro Joaquín.

En parte de su columna, Isabel Arvide refería que el banquero Roberto Hernández era uno de los principales enemigos de Mario, aunque opinaría que su problema político comenzó por enfrentarse con el ex directivo de Banamex “por negocios en Quintana Roo” y que continuaría al quitarle la candidatura a Addy Joaquín.

La cuestionada periodista sería incluida entre los testigos de descargo del ex gobernador. Se supo que compareció, pero no su declaración total, aunque el diario “Por Esto!” publicó (18 de agosto, 2001) que denunció que durante una reunión con Madrazo Cuéllar éste le aseguró “que lo destruiría y no descansaría hasta verlo en la cárcel, por capricho”, según el defensor Carlos Bojórquez.

Asimismo, dijo que agentes de la PGR la persiguieron en 1999, durante un viaje a Cancún, pero que Diódoro le recomendaría dialogar con Mariano Herrán, aunque éste diría sólo recibir órdenes y que se entrevistaría con Zedillo, cuyo secretario particular, Liévano Sáenz, le aseguraría que éste no tenía problemas con el ex gobernador, que la investigación era capricho de la PGR y que ésta “no podía controlarla el Presidente”.

Durante el Tercer Informe de Joaquín Hendricks (2002), la periodista vino a Chetumal, pero el 16 de agosto de ese año la detuvo la policía judicial de Chihuahua -cuando acompañaba a Roberto Madrazo-, acusada por difamación y enviada al penal de ese Estado.

Recobró su libertad días después, tras pagar una fianza de 100 mil pesos, aunque debería presentarse cotidianamente a declarar sobre la denuncia, que interpuso el director de un periódico local, al que, junto con el Procurador de aquella entidad, habría acusado aquélla de narcotraficante.

Semanas después, el juez de la causa la encontró presunta responsable y le dictó auto de formal prisión, aunque no pisó nuevamente la cárcel por no tratarse de un delito grave.

Después de sus polémicas publicaciones sobre Villanueva Madrid, éste negó el 17 de agosto del 2001 haber concedido dichas entrevistas “desde la clandestinidad” a Proceso y Milenio, en tanto concedió la primera formal a un medio de comunicación, al Por Esto! De Quintana Roo, donde puso de entredicho supuestas torturas, aunque de “saña”, reconoció “pecados y errores” y aseguró nunca haber esperado un trato “tan perverso y cruel”.

Meses después, ofreció nuevas entrevistas, entre ellas a La Voz del Caribe, mientras que su situación carcelaria se “normalizaba” conviviendo con otros internos del “Apando” de Almoloya -la celda de “castigo”-, mientras que, con ocasión de una entrevista televisiva por el día de la Libertad de Prensa, Isabel Arvide manifestaría en Chetumal su enojo porque Mario negó que lo hubiese entrevistado.

¿Ya le perdonaste que negara que le hubieras entrevistado desde la clandestinidad?, le preguntamos, a lo que respondió que aún no se le pasaba el coraje: “Nunca se lo voy a perdonar porque la información la di con pelos y señales, y ni modo que yo lo hubiera inventado”, aseguró.

Quince años después, Villanueva Madrid volvió a desmentirla, aunque también desmintió a su vástago, el mitómano Carlos Mario, primero en anunciar que este septiembre liberarían a su padre, aunque, vaya, lo viene “liberando” por lo menos desde hace seis años… pero sólo para mantener vigente su nombre.

(Permitida la copia, publicación o reproducción total o parcial de la columna con la cita del nombre de su autor)

* Luis Angel Cabañas Basulto es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad Autónoma de Yucatán, periodista residente en Chetumal, Quintana Roo, desde hace 29 años, con más de 39 años como reportero, jefe de información, editor y jefe de redacción de diversos medios de información, ha sido Jefe de Información de dos gobernadores y tres presidentes municipales, y publicado cuatro libros.

luancaba@hotmail.com
leg_na2003@yahoo.com.mx
luancaba.qroo@gmail.com
http://facebook.com/luisangel.cabanas
luisangel.cabanas@facebook.com
@legna2003
http://luisangelqroo.blogspot.mx