Por: Carlos Barrachina Lisón

¿No hay gente de izquierdas en Quintana Roo, con algo de arraigo y honradez probada? Estoy ciertamente sorprendido por la desbandada de priistas, perredistas de mala reputación, e incluso panistas… que están corriendo a señalar que quieren el «hueso» que MORENA les puede ofrecer.

Ahora el pacto nacional con el PT; hasta va a poner de relevancia al «simpático» Villatoro, que le dio el voto a Roberto Borge, y posteriormente ingresó al muro de «la vergüenza ciudadana».

En un verdadera prueba de fuego para López Obrador y José Luis Pech, que tienen que librar con un tacto exquisito. Por una parte necesitan bases y estructuras, y por otra no pueden permitirse el lujo de contar con más diputados como los que actualmente tienen en el Congreso del Estado, con políticos como la veracruzana Eva Cadena, o con otros que pudieran ser condenados por defraudar a ejidatarios quintanarroenses.

¿Van a admitir los morenistas entre sus filas a los que el pueblo calificó como «traidores», por su apoyo a Roberto Borge Angulo?

Nadie dijo que la política fuera sencilla, pero el supuesto partido de la Regeneración Nacional debe tener mucho cuidado con los candidatos que lleva en sus listas para no dar a luz en Quintana Roo un cadáver «apestoso».

La decencia política y las formas son importantes… por lo menos para quién aspira a liderar un cambio político que nunca llega a los ciudadanos.

Ciertamente mi análisis es pesimista. No creo en López Obrador, porque me parece más de lo mismo (me sorprendería gratamente si fuera de otra forma). Tampoco soy una persona relacionado ni con «las izquierdas», ni con las «derechas».
Sin embargo, si me considero un demócrata y me gustaría tener la oportunidad de apartarme, sin conceder la palabra para la crítica constructiva, y darle el beneficio de la duda a una izquierda sincera; ya que los demás no dejan de equivocarse, y no quieren cambiar las cosas.

Si toda la legión de suspirantes famosos entra por la puerta grande de MORENA…. vamos a seguir en lo mismo. No me sorprendería que así fuera.

Deja un comentario