Por: Mario Millán

Chetumal.- La repentina llegada de Freddy Marrufo Martín, ex presidente municipal de Cozumel, a la delegación estatal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) cuyo nombramiento expidió de manera «misteriosa» Rosario Robles Berlanga, máxima tutora de esa dependencia federal, causó conmoción entre la actual clase política, porque sobre él se ciernen una serie de denuncias penales e incluso una solicitud de Juicio Político en la XV Legislatura del Congreso del Estado, por un supuesto fraude de más de 400 millones de pesos en su periodo de alcalde, cantidad que, según la Perla Tun, alcaldesa de la isla de Las Golondrinas, manejó de manera indebida, dejando a ese municipio en bancarrota.

El mismo nombramiento cayó como balde de agua fría en el gobernador Carlos Joaquín González, porque Rosario Robles Berlanga debió, por lo menos notificar, ya sea por cortesía, o como se le pueda llamar, la llegada del felixista y borgista a la delegación quintanarroense, pero no fue así.

Freddy Marrufo Martín, quien durante el mandato de Félix González Canto, se desempeñó como secretario de Finanzas, llega a la Sedatu como un lastre de las dos últimas administraciones; sabrá cuáles fueron las razones, pero de lo que si estamos seguros es que llega con la recomendación de su padrino mágico.

El ex alcalde, por dignidad, orgullo propio o por calidad moral debiera hacerse a un lado y responder primero a las sendas denuncias que pesan en su contra, responderle a los cozumeleños que confiaron en él para estar en paz, si es que nada teme.

Así como fugaz fue su llegada a la Sedatu así de fugaz será indudablemente su salida de esa delegación federal.

El gobernador Carlos Joaquín González deberá promover ante las secretarías federales y el propio Presidente de la República el nombramiento de los delegados, de gente afín a él, a su gobierno, para establecer una coordinación de trabajo fortalecida y aterrizar recursos de programas federales a Quintana Roo.

La Sedatu es una delegación importante. Pero qué buena relación podrá existir entre Freddy Marrufo y Carlos Joaquín?

Qué tipo de coordinación podrá llevarse al cabo sabiendo que el nuevo delegado es de las personas que más daño le hizo a Quintana Roo y a Cozumel?

Porqué luego de ese nombramiento la presidenta municipal de Cozumel, Perla Tun, decidió actuar y acudir personalmente al edificio de «Punta Estrella» a interponer una solicitud de Juicio Político para su antecesor?

Porqué esperar tanto tiempo?

Sobre Freddy Marrufo Martín pesan denuncias en la PGR y en la Fiscalía General del Estado. Esperemos resultados y que se aplique la ley a quien deba de aplicarse.

¡Dicho está!‎

Deja un comentario