Por: Jesús Amador

Chetumal.- Tal parece que el principal interés de la nueva directiva de los Tigres de Quintana Roo es la cuestión económica por encima de la deportiva y la social, así lo ponen de manifiesto al anunciar que la entrada para ver el juego que sostendrán contra los Leones de Yucatán el próximo 12 de marzo costará 100 pesos.

Brutal, asqueroso, inflado y fuera de la realidad, fueron algunas de las expresiones que ayer mismo dejaron sentir los aficionados al “rey de los deportes” del sur de Quintana Roo, cuando anunciaron el costo de la entrada para ver el juego que tendrán los felinos en el estadio Nachan Ka´an.

Fernando Valenzuela e integrantes de la nueva directiva están conscientes del enorme arrastre que tiene la franquicia de los Tigres hasta en el último rincón de Quintana Roo y por ende aprovechan la oportunidad para solventar al cien los gastos operativos de su pretemporada, sin tomar en cuenta la cuestión social y de arraigo que trabajó siempre la anterior directiva y que el actual gobernador, Carlos Joaquín González, pretende seguir.

Quizá no sea la propia directiva quien fije el precio del boleto y sean los encargados de llevar a cabo tal juego de béisbol, pero los aficionados no entienden tal situación y la inconformidad de estos es válida porque se trata de un simple partido de exhibición, un juego de nueve entradas que servirá a ambas novenas afinar su equipo titular para iniciar la odisea en la Liga Mexicana de Béisbol (LMB).

Cabe señalar que el majestuoso estadio Nachan Ka´an tiene capacidad para albergar más de 5 mil aficionados, es decir, si el inmueble se llena los responsable de la taquilla obtendrán medio millón de pesos, además de la ganancia que tendrán por la venta de las cervezas, refrescos y el cobro a las personas que venden fritangas y comida.

Con pocos números podemos deducir que los gastos de las dos novenas, llámese transportación, hospedaje, alimentación y eventuales, no rebasarán ni los 200 mil pesos, entonces, el margen de ganancia para los promotores sería abismal y estaríamos hablando del negocio del año.

Entonces, sería sano que el “toro” Valenzuela y la gente de la nueva directiva analice la situación, porque a pesar de que los quintanarroenses amemos el béisbol la difícil situación económica nos detendrá para pensar si pagamos los 100 pesos para ver un juego de béisbol ó ocupo tal cantidad para comprar el desayuno a la familia.

Usted que haría amable lector?

Deja un comentario