Chetumal.- El acceso a la información en la Internet, los avances científicos y tecnológicos y diversos beneficios propios de la generación, no bastaron para que la población de Chetumal de los 30 a 39 años acudan acudan a vacunarse contra el Covid-19.

En los tres centros de vacunación ubicados en Chetumal y Calderitas, la asistencia de la generación «Millenials» ha sido poca, lo que ha llamado la atención de las autoridades de salud ante la falta de respuesta e intereses por proteger su salud y del resto de la población.

Además la serie de publicaciones en las redes sociales donde lamentan e incluso generan miedo por las reacciones de la primera dosis de la vacuna de Aztra Zeneca (en su mayoría temperaturas y dolor del cuerpo) ha inhibido la asistencia de las y los 30 añeros ganando el mote de la «generación de cristal».

Otro punto que genera alarma entre los expertos de la salud, es la dependencia a las bebidas embriagantes de personas en este rango de edad, ya, que prefieren evitar vacunarse que dejar los compromisos sociales donde la ingesta de alcohol es segura y al tener que cumplir la recomendación de no tomar este tipo de productos luego de la vacuna, deciden no aplicarla.

Este viernes finaliza el período de vacunación de las personas de 30 a 39 años y ante la poca respuesta y evitar que las dosis se pierdan, en los módulos ubicados en el parque las Casitas, salón Bellavista y en la escuela primaria de Calderitas, optaron por aplicar la dosis a toda persona mayor de edad e incluso embarazadas a partir de las 10 semanas de gestación.

Deja un comentario