Chetumal, 18 de septiembre.- Una verdadera interrogante ha generado entre la sociedad que el pleno de la XV Legislatura del Congreso del Estado no haya incluido entre los secretarios que citó para ampliar la glosa del quinto informe de gobierno de Roberto Borge Angulo, a José Alberto Alonso Ovando, titular de la Secretaría de Educación y Cultura (SEyC), debido a que es una de las dependencias que más ha sido cuestionada por el oscuro manejo de su personal y en la aplicación de recursos económicos.

En la sesión del jueves pasado, a petición de la diputada panista, Mayuli Martínez Simón, el pleno aprobó la comparecencia de los secretarios de Finanzas, Seguridad Pública, Transporte (Sintra), Trabajo, Salud, Fiscal e IPAE para ampliar el quinto informe de labores del gobernador, Roberto Borge Angulo, quienes asistirán a comisiones legislativas entre el martes 20 y miércoles 21 de septiembre para ampliar el último informe de Beto Borge.

Quizá debido a la prontitud por la cual actuaron –el 25 de septiembre se van los funcionarios del gobierno de Beto Borge-, los diputados no realizaron un verdadero análisis de la glosa entregada por el secretario, Román Quian Alcocer.

Queremos presumir que por tal situación varios secretarios y servidores públicos, como: Alberto Alonso Ovando de la SEyC; Erce Barrón de API; Román Quian de la Secretaría de Gobierno, Miriam Osnaya de Asistencia Pública y otros funcionarios que manejan recursos económicos, no fueran citados a comparecer.

Era el momento para que los diputados que presiden las diversas comisiones legislativas hicieran notar su postura por defender los intereses de los quintanarroenses, pero no fue así, únicamente el legislador, Fernando Zelaya, quien encabeza la comisión de transporte, pidió la inclusión del titular de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), lo cual consiguió al solicitarlo de último momento en tribuna.

Cosa que no sucedió con la diputada priista, Elda Candelaria Ayuso Achach, presidenta de la comisión de educación y mucho menos del diputado de Nueva Alianza (Panal), Ramón Padilla Balam, a pesar de ser un maestro de telesecundaria que conoce a fondo la problemática del sector y los desaguisados de la SEyC. Y tampoco mandan a llamar al secretario de turismo aún cuando se requiere saber como los fideicomisos de promoción erogan los recursos que se captan vía impuestos al hospedaje.

Muchos quintanarroenses quieren pensar bien y dan por descontado que el no llamar a citados funcionarios, principalmente al de la SEyC, fue por premura de tiempo. Pero también un buen porcentaje de la sociedad percibe que varios de los actuales diputados ya «muestran el cobre» y dejan al descubierto que su trabajo legislativo no necesariamente será para proteger los intereses de la gente y del gobernador entrante.