Por: Jesús Amador

Chetumal.- Nombres como los de José de la Peña, Roberto Erales, Pedro Pérez, Lili Campos y hasta el de  José Luis Toledo Medina, son los que hasta ahora suenan para presidir la Junta de Coordinación Política (Jucopa), organismo que en la décima sexta legislatura suplirá las funciones de la actual Gran Comisión del Congreso de Quintana Roo.

Ahora que ya se conocen los nombres de hombres y mujeres que fungirán como diputados en la próxima legislatura, y luego de analizar a los grupos políticos que pertenecen hacemos el presente análisis.

Si la indicación proviene de la dirigencia nacional de Morena es casi un hecho que el diputado verde, José de la Peña Ruiz de Chávez, sería el ungido.

Con la mayoría a su favor – serán 18 diputados entre morenistas, petistas y verdes-, este bloque tendrá la capacidad para decidir quién presidirá el máximo órgano de gobierno del Poder Legislativo.

Se presume que Pepe de la Peña podria dirigir los destinos de la décima sexta legislatura, tomando en cuenta que el hoy senador y ex gobernador de Chiapas, Manuel Velazco Cuello, es gente muy cercana y que goza de la venia del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Obvio que sería una negociación de altura, a las que nos tiene acostumbrado la dirigencia nacional del Verde con el presidente en turno y no vemos objeción alguna para descartar la arriba señalada.

También Roberto Erales tiene oportunidad de lograr tan ansiada posición, porque además de ser un personaje con amplia trayectoria política, goza de la simpatía de los morenistas, principalmente del grupo que comanda el diputado federal, Luis Alegre.

Pedro Pérez Díaz y Lili Campos también están incluidos en este selecto grupo porque ambos gozan de la confianza del gobernador Carlos Joaquín, y cualquiera de ellos podría significar la apertura política y $ocial entre los poderes Legislativo y Ejecutivo.

Mientras la oportunidad para que José Luis Toledo Medina vuelva a dirigir el Poder Legislativo es mínima, pero existen, podria ser el «diputado interlocutor» requerido para «conciliar» los intereses de cada uno de los 25 juegos diputados.

Seguramente los amarres políticos que se realicen en los próximos dos meses serán cruciales para definir el nuevo gobierno del Poder Legislativo, y no se descarta que surja un «tercero en discordia» y sea el encargado de repartir el pastel.

Tiempo al tiempo…

Deja un comentario