Por: Jesús González

CHETUMAL, 4 de octubre.- La poca claridad en que son aplicados los exámenes de control y confianza a los elementos de las diversa corporaciones policiales del estado sigue dando como resultado despidos de personas que incluso tenían más de una década laborando porque presuntamente no pasan la evaluaciones pero que tampoco reciben un informe claro de cuáles fueron las áreas donde fueron considerados no aptos.

Durante la llegada de Carlos Bibiano Villa, en Quintana Roo fueron dados de baja más de 150 elementos por ser considerados no confiables al haber reprobado las prueba de control y confianza que abarca un estudio socioeconómico, exámenes psicométricos, físicos, toxicológicos de conocimientos así como del polígrafo o detector de mentiras; a la mayoría de ellos no les permitieron conocer en cuál área no cumplieron y pocos alcanzaron una liquidación conforme a la ley.

Sin embargo el mayor problema al que se han enfrentado hombres y mujeres que pertenecían a la policía estatal es no conseguir empleo formal porque fueron colocados en una base de datos nacional donde los señala como poco confiables, lo que afecta su economía familiar al tener que laborar en trabajos temporales y mal pagados.

Por tal motivo al menos 25 ex policías, entre hombres y mujeres, acudieron al congreso local para solicitarles apoyo a los legisladores para que sea revisada la forma en que se aplican estos exámenes de control y confianza, la manera que son entregados los resultados y de esa forma sepan cuáles fueron las pruebas que reprobaron ya que argumentan que muchos de ellos fueron dados de baja por no acatarse a las órdenes e intereses de Bibiano Villa.

Los ex policías, señalaron que buscan ser reevaluados ya que aseguran tienen la experiencia y capacidad para poder salir avante en las pruebas porque en varios de los casos hay personas que laboraron entre 10 a 22 años en la policía estatal sin ninguna observación y fueron dados de baja sin tomar en cuenta su antigüedad y desempeño.

El diputado, presidente de la Comisión de Justicia del Congreso local, Carlos Mario Villanueva Tenorio fue el encargado de atenderlos y recibir sus inquietudes y adelantó que les solicitó los expedientes de los casos para que sean revisados y en las medidas de sus atribuciones de ser necesario exhortas a las autoridades respectivas para que sean reevaluados.

De igual manera dijo que como legislador local revisará el marco legal en cuanto a la forma y efectos que tienen los exámenes de control y confianza que vienen por disposiciones federales y en caso de poder llevar a cabo una legislación local para que exista claridad tanto en la forma de entregar los resultados a quienes lo presentan como las causales para ser dados de baja de la corporación.

Además de buscar la forma que no afecten el historial de la personas que impide conseguir un empleo formal con las prestaciones de ley, ya que no es el mismo caso una persona que reprobó un examen físico o de conocimientos que uno que no pasó el toxicológico o el detector de mentiras.

Deja un comentario