Por: Jesús Amador

CHETUMAL, 10 de octubre.- Con apenas tres semanas como gobernador, Carlos Joaquín González ha tomado el control político de Quintana Roo, en primera instancia al obtener el respaldo del Poder Legislativo y ahora con los cambios de las dirigencias del PRD y Panal, quienes se suman al PAN como sus aliados, amen a que Morena, Movimiento Ciudadano, PT, PVE y PRI, por “temor ciudadano”, prefieren seguir negociando en lo oscurito.

El pasado fin de semana, desde el mismo 8 de octubre, cuando se conmemoró el XLII aniversario como Estado Libre y Soberano, Carlos Joaquín tuvo a su merced a varios personajes de grupos políticos del sur de Quintana Roo, quienes con el simple hecho de asistir a la sesión solemne, firmaron la responsiva de comulgar con los ideales y proyectos del mandatario estatal.

Y ayer domingo pasará a la historia, cuando menos para Carlos Joaquín, porque tanto el PRD como el Partido de Nueva Alianza (Panal) eligieron a sus nuevas directivas. El sol azteca designó al ex diputado, Jorge Aguilar Osorio, joaquinista al cien, en sustitución de Emiliano Ramos, de quien se dijo haber llegado a la presidencia del PRD-Quintana Roo por el manto protector del ex gobernador, Roberto Borge Angulo.

Misma Situación se vivió al interior del Panal, ya que designaron a Armando Palomo, un político que desde hace algunos años comparte las ideologías del joaquinismo, contrario a lo que hacía Marta Chan, una fiel seguidora de la dogma felixista.

Con estas designaciones: Jorge Aguilar (PRD), Armando Palomo (Panal) y el respaldo del dirigente estatal del PAN, Juan Carlos Pallares, falta poco para que el gobernador Carlos Joaquín tenga el control total de los partidos políticos, amén que en la práctica las dirigencias de Movimiento Ciudadano (MC) y Partido del Trabajo (PT) ya trabajan en pro del gobierno de Joaquín González.

A pesar de no existir la lógica en cuestiones políticas, podemos presumir que en breve el PRI-Quintana Roo hará visible su apoyo a Carlos Joaquín porque lo requieren para comenzar con la operación “reconstrucción” que se ha demorado en demasía.

A Morena vemos como el partido político que no “levantará el brazo” a Carlos Joaquín porque su tutor, guía moral y dueño, Andrés Manuel López Obrador no lo permitirá, porque si fuese por José Luis Pech Varguez, desde hace varios días que los morenos estuvieran a merced del mandatario estatal como ocurrió con sus dos diputados que tienen en la XV Legislatura del Congreso del Estado.

Entonces, a pesar de los nubarrones administrativos y financieros que deberá resolver en los próximos meses, Carlos Joaquín ya domina el ajedrez político de Quintana Roo y en menor tiempo al esperado.

Tal acción permitirá a Carlos Joaquín impulsar a sus cuadros políticos y asegurarles, sin importar el partido político que los postulen, el triunfo. Recuerden que en el 2018 estarán en juego 4 diputaciones federales y tres senadurías (la fórmula ganadora y el propietario de la dupla que obtenga la primera minoría).

Deja un comentario